Otros

100 días para el Día Internacional de la Paz 2019 La emergencia climática mundial supone una amenaza para la seguridad y la estabilidad.

13 de junio de 2019

Foto: UN Photo/Jean-Marc Ferré.

Mensaje Secretario General de la ONU, António Guterres.

El 21 de septiembre de cada año, las Naciones Unidas exhortan a todas las naciones y personas a que abandonen las armas y reafirmen su compromiso de vivir en armonía unas con otras. Hoy, que conmemoramos que quedan 100 días para el próximo Día Internacional de la Paz, invito a reflexionar a nivel mundial sobre el oportuno tema de este año.

“Acción climática por la paz” transmite un mensaje claro: que la emergencia climática mundial supone una amenaza para la seguridad y la estabilidad. A medida que las zonas costeras y las zonas de interior degradadas se vuelven inhabitables, millones de personas se ven obligadas a buscar un lugar seguro y una vida mejor en otro sitio. Dado que los fenómenos meteorológicos extremos y los desastres son cada vez más frecuentes e importantes, se corre el riesgo de que las controversias por unos recursos cada vez más escasos den lugar a conflictos relacionados con el clima.

El mes pasado visité el Pacífico Sur y fui testigo de las dificultades que experimentan quienes afrontan en primera línea este peligro existencial. No obstante, la amenaza no solo se cierne sobre el futuro de las islas remotas: lo que ocurre en esos lugares es una muestra de lo que espera a toda la humanidad. La acción climática urgente es un deber de todo el mundo.

A fin de movilizar la ambición que necesitamos, convoco una Cumbre sobre la Acción Climática que se celebrará el 23 de septiembre en la Sede de las Naciones Unidas (Nueva York). He pedido a las dirigentes y los dirigentes mundiales que aporten planes concretos y realistas para acelerar con rapidez la adopción de medidas a fin de cumplir el Acuerdo de París y lograr un cambio fundamental para que el futuro sea más limpio, seguro y ecológico. En esa tarea, contarán con el respaldo de las apasionadas voces de jóvenes de todo el mundo, que entienden que está en juego su futuro.

Esta es la batalla de nuestra vida y una carrera contrarreloj. Podemos ganar y debemos hacerlo. Las soluciones están en nuestras manos: gravar con impuestos la contaminación, no a las personas; dejar de subvencionar los combustibles fósiles; dejar de construir centrales de carbón nuevas para 2020; concentrarse en una economía verde, no gris. Cuento con su apoyo constante mientras nos esforzamos por crear un mundo en que podamos vivir día a día en armonía con el medio ambiente y unas personas con otras.