Noticias

Avances y desafíos para la niñez y la adolescencia en México En 2018, UNICEF acompañó los esfuerzos nacionales en siete áreas prioritarias.

7 de mayo de 2019

Foto: UNICEF

Para conocer el informe completo ingrese a: www.unicef.org.mx/Informe2018/    

Ciudad de México, 7 de mayo de 2019 – UNICEF México presentó hoy su Informe Anual 2018 ante donantes, contrapartes y medios de comunicación, destacando avances y desafíos en materia de derechos de la infancia y la adolescencia, y reiterando su compromiso para continuar apoyando los esfuerzos nacionales encaminados a lograr su garantía.

Durante la presentación, Christian Skoog, Representante de UNICEF en México, señaló que “México fue uno de los primeros países en ratificar la Convención sobre los Derechos del Niño, que este año conmemora su 30 aniversario y, desde entonces, el país ha realizado importantes esfuerzos para asegurar su implementación y generar condiciones óptimas de desarrollo y bienestar de la infancia, entre ellos, la aprobación de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes”.

“Estos avances han sido fundamentales para que muchos más niños, niñas y adolescentes tengan hoy acceso a sus derechos”, añadió Christian Skoog, “sin embargo, estos esfuerzos deben alcanzar a todos los niños sin distinción, por lo que hoy, más que nunca, la garantía universal de los derechos de la infancia debe concebirse y consolidarse como una prioridad nacional absoluta”.

En 2018, UNICEF acompañó los esfuerzos nacionales en siete áreas prioritarias:

UN BUEN COMIENZO. En los primeros cinco años de vida, se sientan las bases del desarrollo físico, motor y socioemocional. En 2018, UNICEF continuó trabajando con el gobierno, la sociedad civil y aliados del sector privado para promover el desarrollo de los 12.7 millones de niñas y niños menores de 5 años y garantizar su salud, nutrición, protección y cuidadosGracias al programa sobre Cuidado del recién nacido y la madre en casa, por ejemplo, pilotado en la Sierra de Zongolica, 1,198 mujeres aumentaron en 30 puntos porcentuales su conocimiento sobre signos de alarma durante el embarazo y en 18 la práctica de la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida. Esta intervención también ayudó a disminuir en 11 puntos porcentuales la prevalencia de diarrea en los bebés.

APRENDIZAJE. La educación brinda las herramientas necesarias para el ejercicio de otros derechos. En 2018, UNICEF trabajó para que todos los niños reciban una educación de calidad y permanezcan en la escuela, especialmente los más vulnerables.  Por ejemplo, el Panorama Educativo de la Población Indígena y Afrodescendiente, estudio realizado con el Instituto Nacional para la Evaluación Educativa (INEE), muestra que en 9.5% de las escuelas preescolares indígenas y 8.3% de las primarias indígenas, los docentes no hablan las lenguas maternas de la comunidad.  UNICEF apoyó la capacitación de 315 educadores en comunidades indígenas para que utilizaran materiales educativos de lectura y escritura en lenguas maternas, beneficiando a 7,875 alumnos.

PARTICIPACIÓN. Cuando los niños, niñas y adolescentes opinan sobre temas que le interesan, están ejerciendo su derecho a la participación y aportando ideas que deben ser tomadas en cuenta en el hogar, la escuela o la comunidad, por lo que, en 2018, UNICEF trabajó para que pudieran expresar libremente sus opiniones sobre los temas que más les afectan. En colaboración con el Instituto Nacional Electoral (INE), UNICEF apoyó la Consulta Infantil y Juvenil 2018, en la que 5.6 millones niños, niñas y adolescentes opinaron sobre su escuela, las actividades realizan, sus relaciones interpersonales, el cuidado que reciben, cómo se sienten ante violencia, etc.

PROTECCIÓN CONTRA LA VIOLENCIA. La violencia contra la infancia puede manifestarse en maltrato físico o emocional, negligencia, abuso físico o sexual, etc.; puede además presentarse en todos los ámbitos y verse justificada como normal o necesaria. Con apoyo de la Oficina de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas (ECHO, por sus siglas en inglés), UNICEF inició en 2018 un proyecto para garantizar la escolaridad y protección de 4,500 niños en seis municipios en Guerrero y Chihuahua, por medio de modelos alternativos de educación, desarrollo de habilidades para la vida y espacios seguros en la comunidad.

UNA OPORTUNIDAD JUSTA. Los niños tienen derecho a condiciones de vida que les permitan alcanzar su máximo potencial, pero la pobreza, la carencia de servicios básicos o el pertenecer a un grupo en desventaja lo obstaculizan. En 2018, UNICEF presentó el estudio Los Derechos de la Infancia y la Adolescencia en México, con el fin de generar un diálogo en torno a las tareas pendientes para reducir brechas y asegurar la calidad de los programas federales, estatales o municipales y de los servicios dirigidos a la niñez con mayor desventaja. En alianza con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), se hizo también un estudio que el cual reveló que más de la mitad de la población infantil y adolescente aún vive en la pobreza.

UN AMBIENTE SEGURO Y LIMPIO. Todos los niños tienen derecho a vivir en un entorno seguro y limpio. Por ello, en 2018, UNICEF implementó una estrategia dirigida a mejorar los servicios de agua, saneamiento e higiene en las escuelas y trabajó con el sector educativo, el sector salud y la sociedad civil para identificar, comprender y eliminar las barreras que impiden la provisión y uso de estos servicios. Por ejemplo, UNICEF trabajó con aliados del gobierno y de la sociedad civil para que 22,001 niñas, niños y adolescentes de 104 escuelas en los cinco estados peor afectados por los terremotos de 2017 tuvieran acceso a agua potable, instalaciones sanitarias acondicionadas de acuerdo a su edad y sexo, instalaciones de lavado de manos y artículos de higiene personal.

INFANCIA MIGRANTE. Un número considerable de familias formaba parte de los cerca de 8,000 migrantes que llegaron a México en caravana por la frontera sur a finales de 2018 buscando mejorar sus condiciones de vida. Gracias a la gestión y asesoría técnica que UNICEF brindó a la Procuraduría de Protección de Chiapas y a las procuradurías municipales, 1,065 niños, niñas y adolescentes recibieron servicios de protección especial. Además, UNICEF capacitó a 200 funcionarios consulares y 64 Oficiales de Protección de la Infancia del Instituto Nacional de Migración sobre la aplicación de procedimientos de protección especial.

El titular de la organización destacó que el 43% de los recursos de UNICEF en el país son recaudados localmente. En 2018, UNICEF México recibió 365,116,290.12 pesos provenientes de la recaudación local e internacional, de los cuales el 30% se destinó a la atención en emergencias.

“La visión de UNICEF es la construcción de un mundo en el que nuestro trabajo ya no sea necesario; un mundo en el que cada niño reciba la protección, educación y salud a la que tiene derecho”, destacó Christian Skoog.

“La presentación de nuestro Informe Anual 2018 es un ejercicio de transparencia y rendición de cuentas, pero es también una oportunidad para reconocer a todos los actores que hacen posible nuestro trabajo a favor de la infancia y la adolescencia en el país, con quienes seguiremos redoblando esfuerzos. Gracias, porque sin ustedes nada de esto sería posible”, concluyó el Representante de UNICEF en México.