Notas

Bosques y género: una alianza catalizadora para el desarrollo sostenible El Programa ONU-REDD

26 de julio de 2017

Foto: UN Redd

Aunque es ampliamente reconocido que la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer actúan como catalizadores para lograr el desarrollo sostenible, muchos esfuerzos todavía se centran en actividades de promoción y actividades aisladas. El reto consiste en forjar alianzas entre la igualdad de género y cada política y programa para el desarrollo sostenible. Ello incluye los bosques, un ecosistema clave que fortalece a la vez los medios de subsistencia locales, las economías nacionales y la lucha mundial para mitigar el cambio climático.

 

Relaciones entre bosques y género: viejas cuestiones, nuevas iniciativas

El destino de los bosques está inextricablemente ligado a las cuestiones de género. En las zonas rurales, las mujeres desempeñan un papel fundamental dentro de los bosques, como usuarias y protectoras: el conocimiento y las prácticas de las mujeres sobre los bosques mantienen las economías de los hogares y los ecosistemas saludables por igual. Sin embargo, la silvicultura es un sector dominado por los hombres, y ellos lideran las decisiones económicas y políticas fundamentales relacionadas con los bosques. Esta paradoja se agrava aún más por las persistentes barreras socioeconómicas, culturales y jurídicas que impiden a las mujeres participar plenamente, contribuir y beneficiarse de la política forestal y los esfuerzos de gestión.

El único camino a seguir es, en primer lugar, reconocer los conocimientos diferenciados y valiosos, las habilidades y los roles de las mujeres y los hombres en los recursos y la gestión forestales; y luego, integrar tales perspectivas diferenciadas por género en las políticas y programas. Este nexo entre el género y el bosque apoyará el logro de los diversos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), incluidos el ODS 5 (igualdad de género), el ODS 13 (acción climática) y el ODS 15 (vida en tierra). Dado que las brechas y las barreras de género aún no se apoyan en una multitud de temas, la incorporación de la perspectiva de género no puede ser una actividad aislada. Es más bien un tema transversal, con múltiples puntos de acción para lograrlo.

Para superar las barreras de género históricas, el Programa ONU-REDD apoya los mecanismos que dan voz a las mujeres locales dentro de las vías políticas. En Panamá, el Canal de la Mujer del proceso nacional de “ escucha activa de la selva ” es un caso pionero de facilitación a las mujeres indígenas, afrodescendiente y las mujeres rurales para hacer escuchar su voz en cuestiones de tierras y bosques. Este ejercicio, llevado a cabo en 2015, reveló perspectivas alternativas sobre la política forestal, que no sólo eran distintas, sino más perspicaces que las opiniones dominantes de los hombres sobre los productos básicos. Por lo tanto, Canal de la Mujer nutre las opciones de políticas para hacer frente a la deforestación que mejoran al mismo tiempo los medios de vida de la comunidad.

Además, el programa ONU-REDD + basada en la comunidad ( CBR + ), que está llevando a cabo unos 100 proyectos locales a través de seis países, ha incorporado el género como una característica transversal, con un amplio apoyo tanto del gobierno, como de las partes interesadas de base. En particular, todos los planes nacionales de CBR + incluyen parámetros de género en sus criterios de selección de proyectos y dentro de sus marcos de monitoreo, proponiendo metas o indicadores relacionados con la participación de la mujer y la igualdad de género. El impacto de este enfoque ya es notable. En la República Democrática del Congo , CBR + ha creado un espacio político para las mujeres indígenas para regenerar y recuperar los bosques, protegiendo así los medios de vida locales e incorporando un punto de vista sostenible en sus comunidades.

Con base en todas estas experiencias y lecciones, el Programa ONU-REDD acaba de lanzar una herramienta orientada a la acción para guiar la incorporación del género a lo largo del ciclo de las políticas para REDD+. Este Informe Metodológico sobre Género está organizado en cinco ejes principales: (i) análisis de género; (ii) sensibilización y construcción de capacidades; (iii) participación sensible al género; (iv) planificación y supervisión con enfoque de género; y (v) la gestión del conocimiento sobre el género. Para cada eje, proporciona un “menú” de actividades con enfoque de género, ejemplos concretos y posibles indicadores de género para monitorear el progreso y evaluar el éxito. Este instrumento metodológico tiene por objeto avanzar en la acción nacional sobre género desde la promoción -que hasta ahora ha prevalecido- hasta influir en cómo se diseñan, revisan, adoptan, implementan y monitorean las políticas y programas. Va más allá de las medidas sensibles a las cuestiones de género (como la concienciación básica y “no hacer daño”), para lograr políticas que tengan en cuenta las cuestiones de género y, a través de ellas, promover más eficazmente la protección de los bosques, combatir el cambio climático y mejorar los medios de vida locales.

 

Un artículo de Elizabeth Eggerts, Josep A. Garí. El Programa ONU-REDD es una alianza internacional para apoyar a los países en la implementación de las disposiciones REDD + de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Está dirigida por tres organismos de las Naciones Unidas (FAO, PNUD, ONU Medio Ambiente) y está compuesta por 64 países socios y varios donantes de todo el mundo.

 

Fragmento tomado de: http://sdg.iisd.org/commentary/guest-articles/forests-and-gender-a-catalytic-alliance-for-sustainable-development/
Traducción: Laura M. Osorio A. y José Antonio Rodríguez Jamaica