Otros

El defensor de los migrantes Conoce a Christopher Gascon, Representante de la Organización Internacional para las Migraciones en México

2 de marzo de 2017

Foto: CINU / México, 2016

La migración es un tema que apasiona a Christopher Gascon desde el inicio de su vida profesional. El actual Representante de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en México lleva 21 años defendiendo los derechos de los migrantes en el mundo.

Gascon considera que la migración es un fenómeno necesario para todos los países para generar crecimiento económico sostenible, bienestar y mejores condiciones económicas y sociales para las personas y las naciones.

“La migración es un tema muy amplio porque abarca la trata de personas, el tráfico de migrantes y la gestión de fronteras”, dice.

No obstante, alerta que actualmente el discurso sobre la migración y los migrantes a nivel global es muy negativo, ya que se está generando mensajes racistas, xenófobos y discriminatorios contra estas personas sin conocer las razones por las que migran.

“La migración es un fenómeno milenario. Siempre ha habido y siempre habrá. El destino del planeta se va hacia el mestizaje y hay que tomar en cuenta que estos movimientos van a venir. Hay una necesidad en el norte con el déficit poblacional, mientras que en el sur hay un superávit poblacional”, explica Gascon.

“Ese flujo es evidente, pero también es necesario. Hay que cambiar el discurso y dejar la narrativa negativa. Saber que las personas que migran lo hacen por necesidad y también necesitan ayuda. Debemos tener más responsabilidad entre gobiernos y comunidades y tomar en cuenta las necesidades de una forma más humana”, agrega.

La migración internacional, Christopher Gascon la conoce bien, puesto que en sus 21 años de trabajo en la OIM, pudo analizar y colaborar con los gobiernos y la sociedad civil en Haití después del retorno del ex presidente Jean-Bertrand Aristide. También se desempeñó en Guatemala, Timor Leste, Serbia y Montenegro, así como en Sri Lanka tras el tsunami del 2004.

A su regreso a las Américas en 2007 tras varios años en Asia, ocupó varios cargos en Colombia, Panamá y ahora en México, donde se desempeña desde 2014.

Entre sus anécdotas, Christopher Gascon recuerda que cuando estaba a cargo de la oficina de la OIM en Colombia, fue llamado para a las actividades de cooperación durante las inundaciones muy fuertes que enfrentaba el estado de Tabasco, en el sur de México, en 2007.

“Tratando de ver cómo podíamos colaborar y hacer en ese momento y viendo la capacidad establecida del gobierno de México, teníamos algunos recursos por el Fondo Central de Respuesta a Emergencia (CERF) de la ONU, fuimos a un pueblo cerca de Villahermosa y al llegar al atardecer, la gente estaba bailando y muy alegre”, cuenta.

“Nos sorprendió ver a la gente tan contenta, pero bajamos y a los 30 segundos estábamos bailando nosotros también y no porque quería, sino por la cantidad increíble de mosquitos que habían invadido el lugar. Me di cuenta de las necesidades que tenían las familias de vivir sin apoyo, sin mosquiteros. Eran condiciones aberrantes. Eso es lo que nosotros podemos hacer y aportar. Llegar a comunidades, ver cómo están viviendo. Ahí fue un lugar que escogimos para hacer una ayuda inmediata, aunque muchos más están sufriendo. Es parte de las cuestiones de la humanidad”, añade.

Gascon comenta que la ONU es la organización multilateral más importante y más necesaria para tratar los temas que necesitan coordinación entre gobiernos, actores de la sociedad civil y público-privado, como el de la migración.

Por lo tanto, asegura que las Naciones Unidas juega un rol clave en el mundo de hoy.

“Dentro de esto, la OIM con su integración a la ONU en septiembre pasado es una agencia que trata del tema migratorio. Es algo que hacía falta. Hemos visto en los últimos años las tendencias migratorias creciendo muchísimo, las Naciones Unidas más preocupadas y la necesidad de abordar el tema de una forma sistemática. La integración de la OIM cumple con una necesidad”, destaca.

Comenta que en México, el flujo migratorio desde el sur hacia el norte es de más de 400.000 personas al año, principalmente centroamericanos que buscan una reunificación familiar o que huyen la violencia o que buscan mejor condición económica.

“En México, consideramos que es el corredor migratorio de los más importantes del mundo. La OIM ayuda al Estado a mejorar este flujo migratorio que tiene muchas consecuencias sobre las comunidades de paso o en el aspecto fronterizo”, indica.

Si bien los días de Christopher Gascon son bastante cargados por el trabajo que implica la OIM, el Representante de la agencia de la ONU aprovecha todos los momentos que tiene y sus descansos para pasarla con su familia y sus dos niños de 5 y 10 años.

“Paso mucho tiempo con ellos. Jugamos tenis, que es el deporte que más he jugado en mi vida”, explica.

A Gascon también le apasiona viajar y conocer lugares nuevos. En sus tiempos libres y en las vacaciones, intenta conocer México lo más que puede.

“Viajamos bastante en el país con mi familia para tratar de conocerlo a fondo. Hemos paseado mucho en el sur y ahora nos estamos enfocando más hacia el norte”, dice.