Otros

III. Proteger los derechos humanos de 7000 millones de personas Los pilares de la Organización de las Naciones Unidas

5 de abril de 2017

Foto: UN Photo / Jean-Marc Ferr

La promoción y protección de los Derechos Humanos son objetivos fundamentales y principios rectores de nuestra Organización. La estrella polar que nos indica el camino a seguir es la Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada en 1948.

Su universalidad significa que todos y cada uno de los más de 7,000 millones de personas que vivimos en el planeta somos acreedores de los derechos en ella reconocidos. Podríamos decir que al nacer, venimos con esa Declaración debajo del brazo.

Se trata de nuestra página más popular al recibir millones de visitas al año, por encima de muchos otros temas de interés, como los relativos al desarrollo sostenible. Se ha traducido a cientos de idiomas, y recientemente sus treinta artículos fueron ilustrados por el artista Yacine Ait Kaci (YAK) creador de Elyx.

La Declaración Universal se vio reforzada y complementada con otros dos instrumentos fundamentales: el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Los tres instrumentos conforman la llamada Carta Internacional de los Derechos Humanos.

Dentro de las Naciones Unidas, varios órganos velan por su protección. Entre los más importantes figura la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, que cuenta con un gran número de centros y oficinas nacionales y regionales. Su responsable –en la actualidad Zeid Ra’ad Al Hussein-  a menudo hace declaraciones acerca de la situación de las garantías básicas en el mundo y tiene autoridad para investigar situaciones irregulares.

Otro de los órganos más importantes en la materia es el Consejo de Derechos Humanos, que está compuesto por 47 Estados elegidos de forma rotativa por la Asamblea General. Entre sus funciones figuran las de garantizar que todas las personas conocen sus derechos y examinar qué hacen los Gobiernos para proteger los derechos de sus ciudadanos.

Además, de la revisión periódica de la situación de los derechos humanos por país, el Consejo también vela por estos de forma temática y cuenta con relatores y expertos independientes para investigar. Pero, en muchas ocasiones, quienes defienden los derechos humanos son amenazados o represaliados precisamente por llevar a cabo esa labor. De ahí surge la necesidad defender a los defensores. 

Una forma que tenemos de garantizar que todas las personas conocen cuáles son sus derechos, tal y cómo tiene por cometido el Consejo, es la celebración cada 10 de diciembre del Día Internacional de los Derechos Humanos, cada año dedicado a resaltar un aspecto de ellos. Por ejemplo, el tema de 2016 nos invitaba a proteger los derechos de los demás, porque al hacerlo estamos también protegiendo los nuestros.