Notas

La guerra en Siria no beneficia a nadie, pone a todos en peligro Un mensaje del Secretario General de la ONU, António Guterres

5 de abril de 2017

Foto: OCHA, 2017

El Secretario General de la ONU, António Guterres, pidió a la comunidad internacional este miércoles incrementar su ayuda a las víctimas del conflicto en Siria y a los países vecinos que reciben a millones de refugiados.

En declaraciones durante la Conferencia de Bruselas sobre el Futuro de Siria, que reúne a cientos de donantes internacionales de la ayuda humanitaria, António Guterres afirmó que los horrendos eventos del martes en ese país demuestran que los crímenes de guerra están ocurriendo en esa nación y que las leyes humanitarias siguen siendo violadas con frecuencia.

Recordó que ha existido una constante demanda de rendición de cuentas ante esos crímenes.

El Secretario General también comentó que esos incidentes demuestran la importancia de conferencias como la de Bruselas para lograr consenso internacional y ejercer presión sobre las partes en conflicto.

El objetivo es, dijo el Secretario General, que hagan a un lado sus diferencias y comprendan que existe una necesidad fundamental de poner fin a la horrenda guerra, además de asegurar la implementación de un cese al fuego y conversaciones de paz sustantivas que avancen hacia una solución política.

“Apelo a las partes del conflicto y a todos aquellos con influencia sobre estos, a poner a un lado sus diferencias y entender que esta guerra es antes que nada una inmensa tragedia para el pueblo sirio, además tiene un efecto perjudicial y desestabilizante en toda la región y se está constituyendo en un foco que alimenta la nueva amenaza de un terrorismo global”, dijo.

“Nadie está ganando la guerra. Todos están perdiendo y nos pone en riesgo a todos”, enfatizó.

Naciones Unidas solicita a los donantes reunidos en Bruselas que apoyen el Plan de Respuesta Humanitaria coordinado por la ONU y que fue presentado a principios de este año. Ese Plan pide 3.400 millones de dólares en 2017 para las tareas al interior de Siria y establece cómo trabajarán los diferentes socios humanitarios para ayudar a 13 millones de sirios dentro del país.

Este Plan ha recibido, en lo que va del año, solamente un 49% de los fondos requeridos, y, el plan para los refugiados de la región ha recibido el 62% de financiación.

Dentro de Siria, cuatro de cada cinco personas vive en pobreza, la mitad de ellos en extrema pobreza, recordó Guterres. El Secretario General también explicó que fuera de Siria, la ayuda humanitaria es insuficiente para los refugiados en los países vecinos. Por ejemplo, señaló que más del 90% de los refugiados en campamentos en Jordania vive debajo de la línea de pobreza.

“Esta Conferencia debe señalar la hora de la verdad, cuando la comunidad internacional tome pasos decisivos para aumentar su apoyo a las víctimas del conflicto sirio, y para los países vecinos que proveen un amparo seguro para millones de refugiados”, afirmó Guterres.

El objetivo de la Conferencia, auspiciada por la Unión Europea en conjunto con Naciones Unidas, Gran Bretaña, Alemania, Kuwait, Noruega y Qatar, es recaudar fondos para esta causa y apoyar los esfuerzos para alcanzar una solución política duradera a la guerra.