Notas

La importancia de los datos en la Agenda 2030 Midiendo el progreso e identificando retos para el desarrollo

14 de junio de 2017

Foto: UN Photo/Eskinder Debebe

“Es esencial contar con datos desglosados de calidad, accesibles, oportunos y fiables para alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.”

Sr. Wu Hongbo, Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas para Asuntos Económicos y Sociales (ECOSOC)

La calidad y contenido de los datos son vitales para que los gobiernos, las organizaciones internacionales, la sociedad civil, el sector privado y el público en general puedan tomar decisiones informadas y garantizar la rendición de cuentas. Su análisis es esencial para desarrollar un diagnóstico de la problemática, identificar retos cuya atención es primordial, y definir si es necesario el  diseño o transformación de las políticas públicas sobre determinados temas. Recopilar periódica y sistemáticamente datos sobre la problemática que se desea atender permite evaluar si las políticas públicas han tenido el resultado esperado y, en ocasiones, medir puntualmente su impacto.

Además para la planificación, seguimiento y revisión eficaz de la implementación de la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que entraron en vigor el 1ro de enero de 2016, será fundamental la recopilación, tratamiento, análisis y difusión de una cantidad sin precedentes de datos y estadísticas que permitan identificar en qué territorios existen carencias críticas y, así, llevar acabo iniciativas que respondan a éstas. Algunos de los datos ya se pueden estimar, mientras que, en otros casos, se requerirá la creación de metodologías estadísticas sólidas para medirlos por primera vez o hacerlo en territorios donde no se disponía de esta información.

Un ejemplo de la importancia de los datos estadísticos, es que, como lo mencionó la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, en un seminario sobre la Gestión Global de Información Geoespacial para las Américas (UN-GGIM Américas), los datos generados a partir de fuentes como censos de población, encuestas de hogares o registros administrativos, pueden ser georreferenciados y así elaborar mapas temáticos y plataformas interactivas que permitan a las y los tomadores de decisiones elaborar políticas públicas con un enfoque territorial.

La Agenda 2030 subraya la importancia de tener “datos desglosados de calidad, accesibles, oportunos y fiables para ayudar a medir los progresos y asegurar que nadie se quede atrás.”. Asimismo, apela explícitamente a “un mayor apoyo para fortalecer la recopilación de datos y la creación de capacidad en los Estados Miembros, a fin de establecer bases de referencia nacionales y mundiales cuando aún no existan”.  El ODS 17 se refiere directamente a la creación de capacidad vinculada a generar y procesar datos, el seguimiento y la rendición de cuentas. Todo ello, con el fin de mejorar la capacidad para apoyar los planes nacionales y la  implementación de la Agenda 2030.

En el evento “UN World Data Forum”, celebrado en enero de 2017, se presentó el documento “Cape Town Global Action Plan for Sustainable Development Data”, el cual se propone como una guía de seis áreas estratégicas para abordar necesidades clave en la creación de capacidad estadística y fortalecer los sistemas estadísticos nacionales para cumplir con la Agenda 2030.

Los datos geoespaciales son un insumo necesario para cumplir con éxito la Agenda 2030. Su uso, análisis y visualización no solamente permite identificar fácilmente aquellas regiones con mayor avance o menor progreso. Por ello , es fundamental hacer partícipe a los gobiernos, las organizaciones internacionales, la sociedad civil, el sector privado y el público en general y juntos alcanzar el desarrollo sostenible.