Noticias

La UNODC busca visibilizar situación de los visitantes en centros penitenciarios

22 de junio de 2020

Foto: UNODC

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) en México trabaja para mejorar las condiciones en que algunos grupos en condición vulnerable se enfrentan al sistema de justicia penal, así como aquellos que son frecuentemente invisibilizados desde las políticas públicas.

En este marco, la UNODC en México ha desarrollado los Estándares Avanzados de las Naciones Unidas para el Sistema Penitenciario (UNAPS, por sus siglas en inglés), el primer modelo de evaluación y certificación de centros penitenciarios en el país que considera la protección y garantía de los derechos humanos de las personas que visitan los centros penitenciarios.

Este grupo abarca a quienes acuden esporádicamente al centro para convivir con sus familiares o seres queridos, quienes brindan asesoría legal o realizan algún tipo de capacitación en sus instalaciones (impartir clases, dirigir talleres), quienes proveen servicios, abastecen de productos, llevan a cabo actividades de culto religioso o evalúan las condiciones del establecimiento para calificar su estado.

Las visitas son el vínculo entre las personas privadas de la libertad y el mundo exterior, y su situación merece una atención adecuada. Entre las medidas que el modelo UNAPS considera con respecto a éstas, se encuentran: 1) el establecimiento de días, horarios y duración de la visita; 2) la observación de normas para salvaguardar la seguridad de todas las personas al interior del centro penitenciario, como mantener un control de las entradas y salidas, la restricción de objetos y el realizar un registro que garantice el respeto a la dignidad humana; 3) criterios para el desarrollo de las visitas, como la correcta separación de la población penitenciaria, el estar debidamente identificado y trasladarse sólo por lugares permitidos; y 4) la adecuación de espacios en función de cada tipo de visita y con ajustes que consideren la movilidad de las personas con discapacidad.

La Directora Ejecutiva de la UNODC, la Señora Ghada Waly, en una declaración conjunta con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) y la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, pidió que se respeten estas medidas en centros penitenciarios durante la pandemia por el COVID-19: “Deberán subsanarse las consecuencias perjudiciales de esas medidas, por ejemplo, mejorando el acceso a teléfonos o comunicaciones digitales si se limita el régimen de visitas. Deben seguir respetándose plenamente algunos derechos fundamentales de las personas privadas de libertad y sus correspondientes salvaguardias, incluido el derecho a una representación jurídica o la posibilidad de que organismos de inspección externos accedan al centro de reclusión”.

Para fortalecer y dignificar el sistema penitenciario mexicano, el Modelo UNAPS busca mejorar la calidad de vida y el entorno carcelario de personas privadas de la libertad, el personal penitenciario, infantes que viven en los centros y sus visitas. Su implementación impulsa los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 3: Salud y Bienestar y 16: Paz, justicia e instituciones sólidas.