Otros

Manteniendo el ritmo del progreso: el primer año de los ODS David Nabarro, Asesor Especial de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Cambio Climático.

28 de septiembre de 2016

Foto: ONU México / 2016

Hace un año, los líderes de 193 países se reunieron para comprometerse a erradicar la pobreza extrema, luchar contra el cambio climático, luchar contra la injusticia. Llegaron a un acuerdo para el futuro de la humanidad y de nuestro mundo. El plan, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, ofrece los pasos concretos para mejorar la vida de miles de millones de personas alrededor mundo y del planeta mismo.

Hacer de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible una realidad para el 2030 es uno de los retos más ambiciosos en los que se ha embarcado la comunidad internacional. Pero estoy seguro de que si se logra mantener el compromiso de los principales actores, si prevalece el espíritu de cooperación y se pone a las personas al centro de todas las acciones, los próximos 14 años veremos grandes avances

Si soy optimista es por la naturaleza misma de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Los objetivos se basan en cuatro principios. En primer lugar, están conectados y son indivisibles, vinculan el desarrollo, los derechos humanos, la paz y la seguridad. En segundo lugar, son universales. Se aplican a todas las personas en todas partes. En tercer lugar, se llevarán a cabo a través de la participación inclusiva de toda la sociedad. En cuarto lugar, nadie debe quedar atrás en su implementación.  Los ODS han creado un propósito común para el bienestar de las siguientes generaciones y para un planeta apto para el futuro. Es por esto que hemos visto un cambio rápido, fuerte, y urgente hacia prácticas y políticas más sostenibles en todos los sectores.

En este primer año de los ODS, más de 50 gobiernos, numerosas empresas, científicos y organizaciones de la sociedad civil han intensificado sus esfuerzos para hacer que los ODS sean el marco central de sus políticas y acciones. Y han aumentado su enfoque e inversión en la recopilación y análisis de datos para la toma de decisiones asegurándose que nadie atrás.

A nivel local, cientos de ciudades y municipios están adoptando sus propios planes para lograr los Objetivos. Miles de comunidades de diferentes sectores de la sociedad han acelerado sus acciones bajo la bandera de los ODS.

Todos estos pasos han dado un nuevo impulso a la lucha contra el cambio climático, la igualdad de género, la mitigación de los desastres naturales, hacer frente a la crisis migratoria y la reducción de la desigualdad.

En julio, 22 gobiernos presentaron a las Naciones Unidas su reporte de avances de los ODS. Mostraron cómo han hecho de los ODS un marco para el desarrollo nacional. Los Objetivos ayudan a asegurar que las acciones están alineadas, que los programas funcionan en sinergia y que la financiación se utiliza tan eficientemente como sea posible. Esto significa que la cooperación al desarrollo se alineará con los ODS.

El impulso detrás del Acuerdo de París sobre el cambio climático también se está acelerando y los gobiernos, hasta ahora de 27 países, han ratificado el acuerdo, incluyendo los mayores emisores de gases efecto invernadero a nivel mundial, China y Estados Unidos.

Otros sectores también se están sumando. Es notable el cambio en cómo el sector privado está poniendo mayor énfasis en la dimensión social, económica y ambiental del desarrollo. Y las mismas Naciones Unidas han cambiado su enfoque de trabajo para convocar a todas las partes interesadas, y alinear esfuerzos para que las partes interesadas colaboren de manera efectiva y eficiente.

Es evidente que se ha logrado un gran progreso.

Pero queda mucho por hacer para poner en práctica el plan de la Agenda 2030. Los ODS establecen metas muy clara para resolver los retos que el planeta enfrenta.

¿Cómo podemos mantener este progreso y obtener un futuro sostenible?

Es aquí donde entra el actor más importante: la gente. El apoyo del público y la presión que ejerza serán esenciales para lograr que los ODS pasen de una aspiración a una realidad. Mi objetivo es que 2 mil millones de personas alrededor del mundo conozcan los ODS al término de 2017, y un millón se vuelvan agentes de cambio que presionen a los tomadores de decisiones e impulsen la rendición de cuentas hasta que transformemos nuestro mundo en uno más sustentable.

Niñas, niños y jóvenes tienen un papel especialmente importante que desempeñar, son la cara de los movimientos sociales, los conductores del cambio y los portadores de la antorcha de un futuro más sostenible para las futuras generaciones.

El aniversario de la adopción de los ODS es una oportunidad para celebrar  los logros obtenidos en este primer año, para invitar a más personas a que empujen para que los ODS sean una realidad y lo más importante, agradecer a los gobiernos, las empresas y grupos de la sociedad civil por sus importantes esfuerzos. Si todos trabajamos bajo las mismas metas y bajo el mismo plan para implementar los ODS en los próximos 14 años, alcanzar un mundo sostenible y justo, es una realidad alcanzable. Hay que reconocerlo, no tenemos un “plan b”, pero tampoco tenemos un “planeta b”.