Noticias

ONU México se une a la conmemoración del Día de los Muertos Una ofrenda dedicada a la Cultura de Paz.

31 de octubre de 2019

Foto: CINU México.

Ciudad de México. – Como cada año México se llena de color con flores de cempasúchil, velas, catrinas, dulces y el ambiente se llena del aroma del copal. El Día de los Muertos está por llegar y las personas se preparan para recibir a sus seres queridos que han partido ya.

Se trata de una festividad sincrética entre la cultura prehispánica y la religión católica transmitida de generación en generación y en la que se espera el retorno transitorio de las ánimas de los difuntos, quienes regresan a casa, al mundo de los vivos, para convivir con los familiares y para nutrirse de la esencia del alimento que se les ofrece en los altares puestos en su honor.

Esta tradición forma parte de la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO, ya que se trata de una expresión tradicional -contemporánea y viviente a un mismo tiempo-, integradora, representativa y comunitaria.

Este año, el Sistema de Naciones Unidas en México se ha unido a esta celebración a través de una ofrenda realizada principalmente por UNESCO México y el Centro de Información de las Naciones Unidas en México.

Ubicado en el centro de la ciudad, esta ofrenda tiene por tema “Homenaje a las y los mexicanos por una Cultura de Paz” y en ella se reconoce a quienes que realizaron una labor destacada dentro de las Naciones Unidas desde su creación como Amalia González Caballero de Castillo Ledón, Rosario Green, Alfonso García Robles y Adolfo Aguilar Zinser, entre otros.

El altar está conformado por tres pisos que representan el cielo, el limbo y la tierra, y se colocaron flores de cempasúchil, velas, papel picado, frutas, pan de muerto y figuras de barro y de cartón representado calaveras y al perro xoloitzcuintle, que de acuerdo con la cultura indígena se cree que acompaña a las personas a transitar el camino hacia el Mictlán -el inframundo o sitio del eterno descanso-.

El toque del caracol, del tambor, el sonido de la flauta y el humo de copal, guiaron la presentación de la ofrenda ONU-UNESCO México, la cual es una advocación de la cultura de paz en el mundo y marca el inicio de la celebración de los 75 años de las Naciones Unidas.

Jimena Granados, artista plástica encargada del montaje de la ofrenda explica que este altar hace un homenaje a quienes ya no están y que han trabajado en la defensa de la paz y de los derechos humanos, “nos permite están en paz con los muertos, y al mismo, tiempo, nos permite nos permite difundir una cultura de paz con los vivos porque cuando las personas que viene a ver la ofrenda les pedimos que prendan una vela con un pensamiento de paz para la humanidad”.

Durante la inauguración de la ofrenda, realizada este jueves por la noche, Frédéric Vacheron, representante de la UNESCO en México señaló que desde 2003, la comunidad internacional reconoció el patrimonio inmaterial como un elemento que pertenece a la definición del patrimonio. Son las prácticas sociales, las expresiones, las danzas, hasta la gastronomía.

“Y una de esas expresiones, una de las primeras que fue reconocida por la comunidad internacional, fue el Día de Muertos, por la importancia de su función social en la sociedad mexicana y también porque representa un ejemplo del multiculturalismo mexicano, el sincretismo que existe en la sociedad mexicana” dijo.

Finalmente, Antonio Molpeceres, Coordinador Residente de la ONU en México hizo hincapié en la importancia que tiene esta ofrenda que muestra cómo destacadas mexicanas y mexicanos han hecho contribuciones muy importantes a la humanidad.

“Para mí es importante reconocer a estas personas que han trabajado para Naciones Unidas, que han contribuido para la paz, han contribuido para el bienestar del ser humano. Es importante que la gente que está pasando pueda ver estas fotos, que pueda ver estos reconocimientos y recordar que México desde la fundación de la ONU ha jugado un papel fundamental, ha jugado un papel en pro de la paz”.

La ofrenda permanecerá abierta al público hasta el domingo por la tarde, cuando los elementos colocados en ella serán repartidos entre las personas que se den cita en el lugar, ya que el hecho de compartir es también un elemento importante dentro de esta celebración del Día de Muertos.