Comunicado oficial

Hoy es un día de esperanza, ya que Estados Unidos se reincorpora oficialmente al Acuerdo de París: António Guterres

20 de febrero de 2021

Foto: UN Photo/Evan Schneider

OBSERVACIONES A LA CUMBRE DE COMPROMISO GLOBAL DE UNA-EE. UU., MARCANDO QUE ESTADOS UNIDOS SE REINTEGRA AL ACUERDO DE PARÍS

Nueva York /  19 de febrero de 2021

Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres

Permítanme comenzar agradeciendo a la Fundación de las Naciones Unidas y la Asociación de las Naciones Unidas de los Estados Unidos.

Es un multiplicador de fuerzas: educar, defender y movilizar para la cooperación global y promover valores compartidos para afrontar nuestros numerosos desafíos.

Día tras día, trabajas por el cambio e inspiras esperanza.

Hoy es un día de esperanza, ya que Estados Unidos se reincorpora oficialmente al Acuerdo de París.

Esta es una buena noticia para los Estados Unidos y para el mundo.

Es un placer celebrar esta ocasión con todos ustedes, y en particular con el Enviado Especial John Kerry, cuyo trabajo se refleja en este histórico acuerdo.

Durante los últimos cuatro años, la ausencia de un actor clave creó una brecha en el Acuerdo de París; un eslabón perdido que debilitó el conjunto.

Así que hoy, cuando celebramos el reingreso de los Estados Unidos a este tratado, también reconocemos su restauración, en su totalidad, como pretendían sus creadores.

Bienvenido de nuevo.

El Acuerdo de París es un logro histórico. Pero los compromisos adquiridos hasta ahora no son suficientes. E incluso los compromisos adquiridos en París no se están cumpliendo.

Las señales de advertencia están por todas partes.

Los seis años desde 2015 han sido los seis años más calurosos registrados.

Los niveles de dióxido de carbono están en niveles récord. Los incendios, las inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos están empeorando en todas las regiones.

Si no cambiamos de rumbo, podríamos enfrentar un aumento catastrófico de temperatura de más de 3 grados este siglo.

Este año, 2021, es fundamental.

La COP26 en Glasgow será una ocasión perfecta. Los gobiernos tomarán decisiones que determinarán el futuro de las personas y el planeta.

Estados Unidos, junto con todos los miembros del G20, tiene un papel decisivo en el logro de nuestros tres objetivos principales.

Primero, la visión a largo plazo.

Un objetivo central para las Naciones Unidas este año es crear una coalición verdaderamente global para las emisiones netas cero para 2050.

El año pasado, países que representan el 70 por ciento de la economía mundial y el 65 por ciento de las emisiones globales de dióxido de carbono se comprometieron a cero neto.

Espero que Estados Unidos se una formalmente a esta coalición muy pronto, como lo prometió el presidente Biden, y presente su plan concreto para alcanzar emisiones netas cero para 2050.

En segundo lugar, lograr una década de transformación.

La ciencia es clara: necesitamos un progreso exponencial en la reducción de emisiones ahora.

Esperamos que todos los gobiernos presenten contribuciones determinadas a nivel nacional más ambiciosas, concretas y creíbles para los próximos diez años, para la COP26 en noviembre.

Felicito a todos los estados, ciudades, empresas e instituciones financieras estadounidenses que han demostrado un liderazgo impresionante desde 2015 al comprometerse con los objetivos del Acuerdo de París a través de la declaración “Todavía estamos en”.

Confiamos en los Estados Unidos para aprovechar esto con una contribución determinada a nivel nacional ambiciosa y creíble para 2030, alineada con el compromiso del presidente Biden de lograr cero emisiones netas antes de 2050.

En tercer lugar, las acciones que necesitamos ahora.

La recuperación de la pandemia es una oportunidad para reconstruir mejor y más fuerte.

Para lograrlo, debemos invertir en una economía verde que ayude a sanar el planeta y su gente, y crear empleos estables y bien remunerados para garantizar una prosperidad más equitativa y sostenible.

Ahora es el momento de implementar un cambio transformador:

Eliminar el carbón.

Apoyar una transición justa, con capacitación y oportunidades para las personas cuyos trabajos se verán afectados.

Deje de invertir en proyectos de combustibles fósiles que arruinan la salud de las personas, destruyen la biodiversidad y contribuyen a la catástrofe climática.

Cambiar la carga fiscal de los ingresos al carbono; desde los consumidores hasta los contaminadores.

También debemos cerrar la brecha financiera apoyando a los países que están sufriendo los devastadores impactos de la crisis climática.

Ese apoyo debe llegar a los países y a las personas más afectadas. Las mujeres y las niñas son las más afectadas por la crisis climática; el ochenta por ciento de los desplazados por el cambio climático son mujeres.

Insto a todos los países del G7 a que obtengan resultados concretos sobre finanzas en su cumbre de junio. Aquellos que aún no lo hayan hecho deben comprometerse a duplicar su financiamiento climático. Todos los países desarrollados deben cumplir el compromiso de contribuir con 100.000 millones de dólares anuales a los países en desarrollo.

También pido a todos los donantes que se comprometan a aumentar la proporción de financiación climática asignada a la adaptación, hasta llegar al 50 por ciento.

Y pido a todas las instituciones financieras y bancos que alineen sus inversiones con el Acuerdo de París para 2024.

Cuento con Estados Unidos, junto con todos los demás miembros del G20, para apoyar estos tres objetivos principales y participar en las negociaciones internacionales que serán necesarias para el éxito de la COP26.

Cuando el enviado especial John Kerry firmó el Acuerdo de París en 2016, trajo a su nieta a las Naciones Unidas con él.

No podemos estar juntos hoy, pero todos podemos reflexionar sobre nuestras responsabilidades para con las generaciones futuras.

El Acuerdo de París es nuestro pacto con nuestros descendientes y toda la familia humana.

Esta es la carrera de nuestras vidas. Debemos ir mucho más rápido y mucho más lejos.

Está en nuestro poder construir un futuro de energía renovable e infraestructura verde que proteja a las personas y al planeta y garantice la prosperidad para todos.

Pongámonos a trabajar.

Gracias.