Comunicado oficial

Las mujeres deben estar al frente y al centro de la recuperación de la pandemia: António Guterres

16 de marzo de 2021

Foto: Naciones Unidas

EL SECRETARIO GENERAL

OBSERVACIONES A LA REUNIÓN CON SOCIEDAD CIVIL DURANTE LA 65a SESIÓN DE LA COMISIÓN DE LA CONDICIÓN JURÍDICA Y SOCIAL DE LA MUJER  

Nueva York

Queridos amigos y amigas.

Buenos días, buenas tardes, buenas tardes.

Es un gran placer estar hoy con ustedes. Mi prioridad no es responder preguntas, es escuchar; escuchar sus opiniones, escuchar sus sugerencias; y por supuesto, poder incorporarlos en nuestro pensamiento y políticas.

Pero primero, permítanme decir algunas palabras sobre el año pasado y lo que ha significado para el progreso en los derechos de la mujer y la igualdad de género.

Casi todos los días vemos nuevas pruebas de que el impacto social y económico de la pandemia de COVID-19 ha sido devastador para los derechos de las mujeres, y en particular los derechos de las más vulnerables y marginadas: mujeres pobres, mujeres que trabajan en la economía informal y mujeres indígenas.

Según el Banco Mundial, las mujeres en América Latina y el Caribe tenían un 44 por ciento más de probabilidades que los hombres de perder sus trabajos al inicio de la crisis.

UNICEF informó la semana pasada que hasta diez millones más de niñas corren el riesgo de ser víctimas de matrimonios infantiles como resultado de la pandemia.

La violencia de género era una emergencia incluso antes de COVID-19.

En el último año, muchas mujeres quedaron atrapadas en casa con sus abusadores y otras fueron objeto de abuso y acoso en línea, y la violencia se ha convertido en una pandemia en la sombra que continuará mucho después de que termine la COVID-19.

Los cierres de escuelas y los servicios de atención médica para las personas mayores han puesto al descubierto el costo oculto de la economía del cuidado para las mujeres y las desigualdades que esto perpetúa.

Se estima que 12 millones de mujeres no pudieron acceder a los servicios de salud sexual y reproductiva como resultado de la pandemia de COVID-19, y la interrupción de suministros y servicios duró en promedio 3 meses y medio.

A pesar de estos graves retrocesos a la igualdad de género y los derechos de la mujer, existe una enorme brecha de género en los grupos de trabajo y paneles que se supone que están construyendo la recuperación.

Simplemente no hay excusa para esto.

Los equipos dominados por hombres presentarán soluciones dominadas por hombres.

No podemos volver a las políticas fallidas creadas por el hombre que han resultado en la fragilidad que vemos a nuestro alrededor: en los sistemas de salud, en la protección social, en el acceso a la justicia y en el bienestar de nuestro planeta.

Necesitamos aprovechar la oportunidad de un reinicio, basado en la Agenda 2030, para garantizar que todas las personas disfruten del derecho a la vida, la dignidad y la seguridad en un planeta saludable.

Y necesitamos tomar como base los Objetivos de Desarrollo Sostenible, trabajando con ustedes, nuestros socios de la sociedad civil, para lograr un cambio real sobre el terreno.

La iniciativa Spotlight para eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas también puede proporcionar un nuevo modelo para este tipo de asociaciones tanto con los gobiernos nacionales como con la sociedad civil. La sociedad civil está involucrada en su diseño, implementación, monitoreo y toma de decisiones a todos los niveles.

La Iniciativa Spotlight está trabajando para lograr el objetivo de hacer la mayor parte de sus inversiones en grupos locales de la sociedad civil.

Estimados/as representantes de la sociedad civil,

Las mujeres deben estar al frente y al centro de la recuperación de la pandemia, no como una cuestión de caridad, ni siquiera como una cuestión de justicia y derechos humanos básicos, aunque esto es cierto, sino como una cuestión de economía; de eficiencia y eficacia; de resiliencia social y comunitaria.

La representación y el liderazgo plenos de las mujeres son un requisito para hacer mejor uso de todos nuestros recursos. Las mujeres lo han demostrado una vez más durante la pandemia.

Las mujeres trabajadoras esenciales y de primera línea, incluidas las trabajadoras de la salud, han mantenido a flote las instituciones, comunidades y sociedades.

Las mujeres líderes se han ganado elogios generalizados por tomar decisiones basadas en la ciencia, demostrando su sano juicio y previsión al liderar sus países. En muchos casos, los resultados hablan por sí mismos en vidas salvadas y puestos de trabajo protegidos.

La igualdad de género es una cuestión de poder. Todavía vivimos en un mundo dominado por hombres con una cultura dominada por hombres.

Unas pocas mujeres líderes no son suficientes. Cuando tenemos muchas mujeres en el poder es que transformamos el poder mismo.

Siempre he estado comprometido con la participación equitativa de las mujeres.

Cuando juré como Secretario General, dejé en claro que estaba decidido a llevar el mismo número de mujeres a puestos de liderazgo superior, lo que logramos antes de lo previsto, el año pasado.

Ahora estamos presionando por la paridad en todos los niveles, de acuerdo con mi estrategia para la reforma de la ONU.

Mi llamado a la acción en materia de derechos humanos está movilizando al sistema de las Naciones Unidas en torno al uso de cuotas y medidas especiales de carácter temporal para apoyar la representación y participación equitativa de las mujeres.

De cara al futuro, nuestras propuestas para un multilateralismo revitalizado, nuestra agenda común, se basará en la igualdad de género. Las mujeres y las niñas serán fundamentales para toda nuestra planificación futura.

Necesitamos un multilateralismo más inclusivo y en red, que reconozca la fuerza que proviene de la diversidad. No podemos hablar de multilateralismo inclusivo sin incluir a la mitad de la población mundial.

Queridos amigos y amigas,

La crisis de COVID-19 ha creado una oportunidad que debemos aprovechar. Debemos reavivar el Decenio de Acción para los Objetivos de Desarrollo Sostenible y trazar un camino hacia economías y sociedades más equitativas, justas, inclusivas y sostenibles.

Hago un llamado a las y los líderes de todos los sectores para que den un paso adelante y emprendan cinco acciones transformadoras para construir la representación, la participación y el liderazgo de las mujeres.

Primero, hacer realidad la igualdad de derechos de la mujer derogando todas las leyes discriminatorias y promulgando medidas positivas.

En segundo lugar, tomar medidas concretas, incluidas medidas especiales como cuotas, para que las mujeres tengan la misma representación en todas partes: en los consejos de administración de las empresas, en los medios de comunicación, en las instituciones académicas y en los parlamentos y gobiernos.

En tercer lugar, apoyar la inclusión económica de las mujeres permitiéndoles unirse y permanecer en la fuerza laboral en trabajos decentes con igual salario y un salario digno.

Proteger sus puestos de trabajo tanto en el sector formal como en el informal; darles igualdad de acceso al crédito; e invertir en la economía del cuidado y la protección social.

Cuarto, hago un llamado a todos los países para que aborden la violencia contra las mujeres y las niñas a través de planes de emergencia, respaldados por financiamiento, políticas y voluntad política.

Quinto, hacer espacio para la transición intergeneracional que está en marcha. Busque y apoye a las mujeres jóvenes líderes que abogan en todas partes por un mundo más justo y equitativo.

El próximo Foro Generación de Igualdad, convocado por ONU Mujeres y copatrocinado por los gobiernos de México y Francia, será una oportunidad importante para avanzar en esta agenda.

Los gobiernos, las empresas, la sociedad civil, las y los jóvenes y agentes del cambio de todos los sectores se unirán para definir y anunciar inversiones y políticas ambiciosas.

Y el financiamiento es fundamental.

Espero participar y estoy seguro de que muchos de ustedes aquí hoy desempeñarán un papel importante para que sea un éxito.

Queridas activistas,

El año pasado, las Naciones Unidas colocaron a las mujeres en el centro de nuestra propia respuesta y recuperación ante la COVID-19.

Realizamos una de las primeras evaluaciones del impacto de la pandemia en las mujeres a nivel mundial.

Mi llamado a un alto el fuego global fue apoyado por mujeres constructoras de paz en todo el mundo.

Luego reiteré y amplié el llamado a un llamamiento para que se ponga fin a toda la violencia en todas partes, incluso en el hogar.

En respuesta al alarmante aumento de la violencia contra las mujeres y las niñas, las Naciones Unidas han instado en repetidas ocasiones a las autoridades a mantener abiertos los refugios y trasladar los servicios en línea.

Hemos enfatizado que los servicios de salud sexual y reproductiva son esenciales y deben ser plenamente operativos y accesibles, incluso en una pandemia.

Nuestro fondo de respuesta COVID ha destinado recursos para programación sensible al género.

Y convoqué a eminentes economistas para que intercambiasen ideas sobre nuevos enfoques y soluciones para abordar el impacto de la pandemia en el comercio, los flujos financieros y los empleos que necesitamos para una recuperación sostenible.

En todo el mundo, abogamos con los Estados miembros para garantizar que las mujeres empresarias sean el objetivo de los paquetes de estímulo; que las mujeres que trabajan en la economía informal puedan acceder a la protección social; que los paquetes de recuperación incluyan una mayor inversión en la economía del cuidado.

Porque, como escribió una vez la directora fundadora de UNIFEM, Peg Snyder: “Aumentar la independencia económica de las mujeres tiene un potencial transformador para las mujeres, sus familias y sus países”.

Lamenté saber que la Sra. Snyder falleció recientemente y me alegra tener la oportunidad con ustedes de reconocer su trabajo pionero.

Queridas activistas y amigas,

Después de un año difícil, ahora hay signos de esperanza, gracias a las vacunas que se han desarrollado en un tiempo récord.

Pero no deberíamos hablar de “volver a la normalidad”. Ha quedado más claro que nunca que lo que se consideraba normal era a menudo discriminatorio, injusto e insostenible.

Estamos a la vanguardia del movimiento hacia un mundo más seguro, más justo, más inclusivo e igualitario.

Las Naciones Unidas están a su lado, hoy y todos los días.

Continuaremos trabajando estrechamente con ustedes a medida que salgamos de la pandemia y reavivemos la Década de Acción para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Gracias, y ahora espero escuchar sus ideas, sus sugerencias, sus propuestas e incluso sus críticas a lo que estamos haciendo, porque son absolutamente esenciales para asegurarnos de que hacemos lo correcto. Muchísimas gracias.