Comunicado oficial

2021 es un año decisivo para la acción colectiva contra la emergencia climática: António Guterres

23 de febrero de 2021

Foto: UN Photo/Eskinder Debebe

EL SECRETARIO GENERAL

OBSERVACIONES AL CONSEJO DE SEGURIDAD SOBRE “ABORDAR LOS RIESGOS DE SEGURIDAD RELACIONADOS CON EL CLIMA PARA LA PAZ Y LA SEGURIDAD INTERNACIONALES MEDIANTE LA MITIGACIÓN Y EL FOMENTO DE LA RESILIENCIA”

23 de febrero de 2021

Señor Presidente, Excelencias,

Doy las gracias a la Presidencia británica por convocar este debate y por su invitación a informar sobre un tema de gran preocupación.

La emergencia climática es el tema definitorio de nuestro tiempo.

La última década fue la más calurosa de la historia de la humanidad. Los niveles de dióxido de carbono están en niveles récord, y los incendios forestales, ciclones, inundaciones y sequías son la nueva normalidad. Estos choques no solo dañan el medio ambiente del que dependemos; también debilitan nuestros sistemas políticos, económicos y sociales.

La ciencia es clara: debemos limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados Celsius para finales de siglo.

Y nuestro deber es aún más claro: necesitamos proteger a las personas y comunidades que se ven afectadas por la alteración del clima.

Debemos intensificar los preparativos para las crecientes implicaciones de la crisis climática para la paz y la seguridad internacionales.

Señor presidente,

La alteración del clima es un amplificador y un multiplicador de crisis.

Cuando el cambio climático seca los ríos, reduce las cosechas, destruye la infraestructura crítica y desplaza a las comunidades, exacerba los riesgos de inestabilidad y conflicto.

Un estudio del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo encontró que ocho de los diez países que albergaron las mayores operaciones multilaterales de paz en 2018 estaban en áreas altamente expuestas al cambio climático.

Los impactos de esta crisis son mayores donde la fragilidad y los conflictos han debilitado los mecanismos de supervivencia; donde la gente depende del capital natural como los bosques y las poblaciones de peces para su sustento; y donde las mujeres, que soportan la mayor carga de la emergencia climática, no disfrutan de los mismos derechos.

En Afganistán, por ejemplo, donde el 40 por ciento de la fuerza laboral se dedica a la agricultura, la reducción de las cosechas empuja a las personas a la pobreza y la inseguridad alimentaria, dejándolas susceptibles de ser reclutadas por bandas criminales y grupos armados.

En África occidental y el Sahel, más de 50 millones de personas dependen de la cría de ganado para sobrevivir. Los cambios en los patrones de pastoreo han contribuido al aumento de la violencia y los conflictos entre pastores y agricultores.

En Darfur, la escasez de lluvias y las sequías recurrentes están aumentando la inseguridad alimentaria y la competencia por los recursos, y estamos viendo el resultado. Las consecuencias son particularmente devastadoras para las mujeres y las niñas, que se ven obligadas a caminar más lejos para recoger agua, lo que las pone en mayor riesgo de sufrir violencia sexual y de género.

La vulnerabilidad a los riesgos climáticos también se correlaciona con la desigualdad de ingresos.

En otras palabras, los más pobres son los que más sufren.

A menos que protejamos a los más expuestos y susceptibles a los impactos relacionados con el clima, podemos esperar que se vuelvan aún más marginados y que se refuercen sus quejas.

Los altos niveles de desigualdad, que aumenta el cambio climático, pueden debilitar la cohesión social y dar lugar a discriminación, crecientes tensiones y disturbios, aumentando el riesgo de conflicto.

Los que ya se están quedando atrás, se quedarán aún más atrás.

La alteración del clima ya está provocando el desplazamiento en todo el mundo.

En algunas pequeñas naciones insulares del Pacífico, comunidades enteras se han visto obligadas a trasladarse, con terribles consecuencias para sus medios de vida, cultura y patrimonio.

El movimiento forzado de un mayor número de personas en todo el mundo aumentará claramente el potencial de conflicto e inseguridad más allá de su sufrimiento.

Cuando era Alto Comisionado para los Refugiados, pasé tiempo con personas que habían sido desarraigadas por el impacto del cambio climático, en el Cuerno de África, Darfur, el Sahel y otros lugares.

Al escuchar sus historias, comprendí el profundo sufrimiento y el trauma de las familias que se vieron obligadas a abandonar sus hogares y tierras que habían sido suyos durante generaciones.

Señor presidente,

Es necesario hacer mucho más para abordar los riesgos específicos que plantea la crisis climática para la paz y la seguridad.

Veo cuatro áreas prioritarias.

Primero, necesitamos un mayor enfoque en la prevención a través de una acción climática fuerte y ambiciosa.

Debemos encaminar al mundo para lograr los objetivos del Acuerdo de París y evitar la catástrofe climática.

Debemos crear una coalición verdaderamente global para comprometernos con emisiones netas cero para mediados de siglo.

Y debemos movilizar una década de transformación a través de una COP26 exitosa en Glasgow. Eso requiere que todos los Estados Miembros presenten, mucho antes de noviembre, Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional ambiciosas con metas que nos permitan reducir las emisiones globales en un 45 por ciento para 2030 desde los niveles de 2010.

También pedimos a todas las empresas, ciudades e instituciones financieras que preparen planes de descarbonización concretos y creíbles.

Todavía tenemos un largo camino por recorrer, y esperamos que los principales emisores den el ejemplo en los próximos meses. Esta es una prueba de credibilidad de su compromiso con las personas y el planeta.

Es la única forma en que mantendremos la meta de 1,5 grados a nuestro alcance.

En segundo lugar, necesitamos acciones inmediatas para proteger a los países, las comunidades y las personas de los impactos climáticos cada vez más frecuentes y severos.

Necesitamos un gran avance en la adaptación y la resiliencia, lo que significa aumentar drásticamente el nivel de inversiones.

Todos los donantes y los bancos de desarrollo multilaterales y nacionales deben aumentar la proporción de financiación para la adaptación y la resiliencia hasta al menos el 50% de su apoyo financiero para el clima. Y debemos hacer que estos fondos sean accesibles para quienes están en la primera línea de la crisis climática.

Los países desarrollados deben mantener su promesa de canalizar $ 100 mil millones anuales hacia el Sur Global. Ya perdieron la fecha límite de 2020.

Necesitamos ampliar los sistemas de alerta temprana y la acción temprana en crisis relacionadas con el clima, desde sequías y tormentas hasta la aparición de enfermedades zoonóticas.

También necesitamos una protección social más sólida para apoyar a los afectados.

Estas acciones deben comenzar ahora, con políticas transformadoras a medida que salimos de la pandemia.

Los sistemas económicos y financieros deben incorporar el riesgo climático en el análisis financiero, de modo que se refleje en los modelos comerciales y las decisiones de inversión.

Debemos invertir en energía renovable e infraestructura verde.

En resumen, debemos cerrar la brecha financiera aumentando el apoyo a los países y comunidades que están sufriendo los peores impactos de la crisis climática.

Ese apoyo debe llegar a las mujeres y las niñas, que son las más afectadas por la crisis climática; y constituyen el ochenta por ciento de los desplazados por el cambio climático.

En tercer lugar, debemos adoptar un concepto de seguridad que ponga a las personas en el centro.

La pandemia de COVID-19 ha demostrado la devastación que pueden causar las llamadas amenazas de seguridad no tradicionales a escala mundial.

Prevenir y abordar la pobreza, la inseguridad alimentaria y el desplazamiento provocados por la alteración del clima contribuye a mantener la paz y reducir el riesgo de conflicto.

El Comité Nobel reconoció esto cuando otorgó el Premio Nobel de la Paz al Programa Mundial de Alimentos el año pasado.

El respeto de los derechos humanos, en particular los derechos de las mujeres, el estado de derecho, la inclusión y la diversidad, son fundamentales para resolver la crisis climática y crear sociedades más pacíficas y estables.

La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible son el plan mundial de acción.

Señor presidente,

En cuarto lugar, debemos profundizar las alianzas dentro y fuera del sistema de las Naciones Unidas.

Debemos aprovechar las fortalezas de diferentes partes interesadas, incluido este Consejo, la Comisión de Consolidación de la Paz, las instituciones financieras internacionales, las organizaciones regionales, la sociedad civil, el sector privado, el mundo académico y otros.

El Mecanismo de Seguridad Climática, que reúne al Departamento de Asuntos Políticos y de Consolidación de la Paz, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, es un modelo para esa colaboración dentro del sistema de las Naciones Unidas.

Mientras trabajamos para lograr estos objetivos, las Naciones Unidas se esfuerzan por predicar con el ejemplo asegurándose de que nuestras propias operaciones tengan plenamente en cuenta la crisis climática.

Estamos trabajando para asegurarnos de que nuestras estrategias de mediación, análisis e informes, incluso para este Consejo, reflejen consistentemente los riesgos climáticos.

En Sudán del Sur, por ejemplo, la conciencia del impacto del cambio climático ayudó a nuestra operación de mantenimiento de la paz a mediar en un acuerdo local sobre el manejo del ganado.

En Yemen, el Fondo para la Consolidación de la Paz apoyó los esfuerzos para restaurar y fortalecer las estructuras locales de gobernanza del agua, reduciendo las tensiones entre comunidades.

También estamos reduciendo la huella ambiental de las Naciones Unidas, incluso mediante un mayor uso de energía renovable.

Señor presidente,

La crisis climática es el desafío multilateral de nuestra época.

Ya está afectando a todas las áreas de la actividad humana.

Resolverlo requiere coordinación y cooperación a una escala que nunca antes habíamos visto.

La participación de todos los órganos multilaterales, incluido este Consejo, puede desempeñar un papel importante para hacer frente a este desafío.

Insto a los miembros del Consejo a utilizar su influencia durante este año crucial para asegurar el éxito de la COP26 y movilizar a otros, incluidas las instituciones financieras internacionales y el sector privado, para que hagan su parte.

Primer Ministro Boris Johnson, garantizo el pleno apoyo de Naciones Unidas a la presidencia británica de la COP26, junto con los copresidentes italianos.

2021 es un año decisivo para la acción colectiva contra la emergencia climática.

Gracias.