Noticias

46% de los niños con VIH viven sin tratamiento: ONUSIDA

27 de julio de 2021

Foto: ONU SIDA

Los niños y niñas tienen 40% menos de probabilidades que los adultos de recibir un tratamiento médico que salve sus vidas, y representan el 15 % de todas las muertes relacionadas con el sida, advierte un nuevo informe. Sin medicamentos, alrededor del 50% de los niños que viven con el VIH mueren antes de su segundo cumpleaños.  

Ginebra, 27 de julio de 2021 (ONUSIDA) — En el informe final de la iniciativa Start Free, Stay Free, AIDS Free, ONUSIDA y sus socios* advierten de que el progreso hacia el fin del sida entre niños, adolescentes y mujeres jóvenes se ha detenido e insisten en que, lamentablemente, no se ha cumplido ninguno de los objetivos para 2020.

El informe refleja que el número total de niños en tratamiento descendió por primera vez, pese al hecho de que casi 800 mil niños que viven con el VIH no están actualmente en tratamiento.

También muestra que se han pasado por alto las oportunidades para identificar a los recién nacidos y a los niños pequeños que viven con el VIH de forma temprana: más de un tercio de los niños nacidos de madres que viven con el VIH no se han sometido a pruebas. Si no se les administran medicamentos, alrededor del 50% de los niños que viven con el VIH mueren antes de su segundo cumpleaños. 

“Hace más de 20 años, las iniciativas para que las familias y los niños evitaran la transmisión vertical y se acabaran las muertes infantiles por sida pusieron en marcha lo que ahora se ha convertido en nuestra respuesta mundial al sida”, afirmó Shannon Hader, directora ejecutiva adjunta de programas de ONUSIDA.

“El origen de todo estuvo en la reacción y el compromiso sin precedentes de todos los socios. Al principio hubo un notable avance, pero, aunque a día de hoy contamos con más herramientas y conocimientos que nunca, los niños se están quedando muy por detrás de los adultos. En lo que a población infantil se refiere, estamos muy lejos de alcanzar nuestros objetivos”.

“Las desigualdades son alarmantes: los niños tienen casi un 40% menos de probabilidades que los adultos de recibir un tratamiento que salve vidas (el 54% de los niños frente al 74% de los adultos), y representan un número desproporcionado de muertes (solo el 5% de todas las personas que viven con el VIH son niños, pero los niños representan el 15 % de todas las muertes relacionadas con el sida). Se trata del derecho de los niños a la salud y a una vida sana, es concederles el valor que tienen en nuestra sociedad.  Ha llegado el momento de reactivarnos en todos los frentes: necesitamos el liderazgo, el activismo y las inversiones para hacer por los niños lo que ellos se merecen”.

Start Free, Stay Free, AIDS Free es un marco de acción de cinco años que comenzó en 2015 tras el enorme éxito del Plan mundial para eliminar las nuevas infecciones por el VIH en niños para 2015 y mantener a sus madres con vida. En aquel entonces se instó a adoptar un enfoque de acción acelerada para garantizar que cada niño iniciara su vida sin VIH y permaneciera libre de sida durante la adolescencia.

En el caso de los niños y adolescentes seropositivos, se trabajó para que todos tuvieran acceso a un tratamiento antirretroviral. Este enfoque se centró sobre todo en 23 países, 21 de los cuales estaban en África, los cuales representaban el 83% del número mundial de mujeres embarazadas que viven con el VIH, el 80% de los niños que viven con el VIH y el 78% de las mujeres jóvenes de entre 15 y 24 años que acaban de infectarse por el VIH.

«La comunidad del VIH tiene una larga historia en la que ha tenido que hacer frente a desafíos sin precedentes. Hoy nos hace falta la misma energía y perseverancia para abordar las necesidades de los más vulnerables: nuestros hijos. Los líderes africanos tienen el poder de ayudarnos a cambiar el ritmo de la atención, y deben actuar y liderar hasta que no quede ningún niño que viva con el VIH», insistió Ren Minghui, director general adjunto de la División de Cobertura Sanitaria Universal/Enfermedades Transmisibles y No Transmisibles de la Organización Mundial de la Salud.

Aunque no se alcanzaron los objetivos para 2020, los 21 países prioritarios de África sí lograron un mayor progreso que los países sobre los que no se estableció prioridad. Sin embargo, hubo grandes disparidades entre los países y estos aún soportan la mayor carga de la enfermedad: son solo 11 países los que concentran casi el 70% de esos «niños que faltan», aquellos que viven con el VIH pero no están en tratamiento.

De los años 2015 a 2020, hubo un descenso del 24% en las nuevas infecciones por el VIH entre niños en los países prioritarios, frente a la bajada del 20% observada en todo el mundo. Los países diana también lograron una cobertura de tratamiento del 89% para las mujeres embarazadas que viven con el VIH, en comparación con el 85% en todo el mundo, pero aún por debajo del objetivo del 95%, y hubo grandes diferencias entre los países.

Por ejemplo, Botsuana logró una cobertura de tratamiento del 100%, pero la República Democrática del Congo solo alcanzó el 39%.

“Aunque estamos profundamente angustiados por el déficit mundial de VIH pediátrico, también nos alienta el hecho de que tengamos las herramientas que necesitamos para cambiar la situación”, afirmó Angeli Achrekar, coordinadora mundial de los Estados Unidos para el sida.

“Por ello, entendamos este informe como una llamada a la acción para desafiar la complacencia y trabajar incansablemente con el objetivo de cerrar la brecha”.

El informe describe tres acciones necesarias para acabar con las nuevas infecciones por el VIH entre los niños en los países diana. En primer lugar, llegar a las mujeres embarazadas con pruebas y tratamiento lo antes posible. Se produjeron 66 000 nuevas infecciones por el VIH entre los niños porque sus madres no recibieron ningún tratamiento durante el embarazo o la lactancia.

En segundo lugar, garantizar la continuidad del tratamiento y la supresión vírica durante el embarazo, la lactancia y toda la vida: 38 mil niños se infectaron por el VIH porque sus madres dejaron de ser atendidas durante el embarazo y la lactancia. En tercer lugar, prevenir las nuevas infecciones por el VIH entre las mujeres embarazadas y lactantes: 35 mil nuevas infecciones entre los niños se produjeron porque una mujer se infectó por el VIH durante el embarazo o la lactancia.

Sí se han dado algunos pasos al frente que han ayudado a evitar nuevas infecciones por el VIH entre chicas adolescentes y mujeres jóvenes. En los países prioritarios, el número de chicas adolescentes y mujeres jóvenes que contraen el VIH descendió un 27% entre 2015 y 2020.

Sin embargo, el número de chicas adolescentes y mujeres jóvenes que adquirieron el VIH en los 21 países prioritarios fue de 200 000, el doble del objetivo mundial establecido para 2020 (100 mil). Además, la COVID-19 y el cierre de las escuelas están alterando muchos servicios educativos, sexuales y reproductivos para las chicas adolescentes y las mujeres jóvenes. En este sentido, destaca la urgente necesidad de redoblar los esfuerzos ligados a la prevención del VIH para llegar a las mujeres jóvenes y adolescentes.

“Las vidas de las niñas y las jóvenes más vulnerables penden de un hilo. Están encerradas en ciclos de vulnerabilidad y negligencia profundamente arraigados que deben interrumpirse urgentemente. Con el respaldo de los Estados miembros de las Naciones Unidas, la nueva estrategia mundial contra el sida nos recomienda a todos a abordar estas vulnerabilidades entrecruzadas para detener e invertir los efectos del VIH para 2030. En el caso de las niñas y las mujeres jóvenes, sabemos que podemos alcanzar logros rápido. Solo necesitamos el coraje para aplicar las soluciones, y la disciplina para implementarlas con rigor y escala”, apuntó Chewe Luo, directora del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y directora asociada de programas de salud.

ONUSIDA y sus socios continuarán trabajando juntos para desarrollar nuevos marcos que aborden la agenda inacabada. Los Estados miembros de las Naciones Unidas adoptaron oficialmente los nuevos objetivos para 2025 en la Declaración política sobre el VIH y el sida de 2021:  Acabar con las desigualdades y estar en condiciones de poner fin al sida para 2030 en junio de este mismo año. En ella se proporciona una hoja de ruta para los próximos cinco años.

“Es evidente que acabar con la transmisión materno infantil requiere enfoques innovadores que apoyen integralmente a la mujer a lo largo de toda su vida. Por supuesto, se precisan también esfuerzos intensificados de prevención primaria, como la profilaxis previa a la exposición (PPrE), el acceso a una atención completa a la reproducción y la atención centrada en las adolescentes y las mujeres jóvenes”, recordó Chip Lyons, presidente y director ejecutivo de la Fundación Elizabeth Glaser para el Sida Pediátrico.

“El informe Start Free, Stay Free, AIDS Free incluye nuevos objetivos para 2025 que, si se cumplen, impulsarán una nueva era de prevención y tratamiento del VIH para mujeres, niños y familias. No hay tiempo para complacencias. Tenemos ante nosotros la ocasión de redoblar las inversiones para reducir y eliminar la transmisión materno infantil”

El Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del Sida, ONUSIDA, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y la Organización Mundial de la Salud, con el apoyo de la Fundación Elizabeth Glaser para el Sida Pediátrico.

 

Contactos
ONUSIDA Ginebra | Sophie Barton-Knott | tel. +41 79 514 68 96 | bartonknotts@unaids.org

WHO Geneva | Sonali Reddy | +41795090747 | reddys@who.int

Elizabeth Glaser Pediatric AIDS Foundation | Clare Dougherty | tel. +1 202.448.8483 | cdougherty@pedaids.org

 

PEPFAR
El PEPFAR es el mayor compromiso de cualquier nación para abordar una sola enfermedad en la historia. Supervisado y gestionado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, y respaldado por la compasión y la generosidad del pueblo norteamericano, PEPFAR  ha salvado ya 20 millones de vidas, ha evitado millones de nuevas infecciones por el VIH y ha contribuido a transformar la respuesta mundial al VIH/sida.

 

UNICEF
UNICEF trabaja en algunos de los lugares más rigurosos del mundo para llegar a los niños más desfavorecidos. Presente en más de 190 países y territorios, UNICEF trabaja para construir a todos los niños, en todos los rincones del globo, un mundo mejor. Sigue a UNICEF en TwitterFacebookInstagram y YouTube

 

OMS
Dedicada al bienestar de todas las personas y guiada por la ciencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lidera y defiende los esfuerzos mundiales para brindar a todos, en todas partes, las mismas oportunidades para disfrutar de una vida segura y saludable. Somos la agencia de las Naciones Unidas para la salud que conecta a naciones, socios y personas en primera línea en más de 150 zonas geográficas. Lideramos la respuesta mundial a las emergencias sanitarias, evitando enfermedades, abordando las causas raíz de los problemas de salud y ampliando el acceso a los medicamentos y la atención sanitaria. Nuestra misión es promover la salud, hacer del mundo un lugar seguro y ayudar a los vulnerables. https://www.who.int/es/home

 

Fundación Elizabeth Glaser para el Sida Pediátrico
La Fundación Elizabeth Glaser para el Sida Pediátrico ha demostrado desempeñar un papel líder en la lucha por una generación sin sida. Ha conseguido acercar a más de 31 millones de mujeres embarazadas servicios para prevenir la transmisión del VIH a sus bebés. Fundada en 1988, la Fundación Elizabeth Glaser para el Sida Pediátrico ha prestado apoyo a más de 15 000 centros y actualmente trabaja en 17 países para ofrecer servicios de asesoramiento, prevención, diagnóstico y tratamiento del VIH, junto con una atención sanitaria a familias de alta calidad. Cada etapa de la vida, desde la infancia hasta la edad adulta, plantea desafíos nuevos y diferentes. El objetivo de la Fundación es llegar a vivir en un mundo en el que ninguna otra madre, niño o familia quede devastado por esta enfermedad. Para obtener más información, visite www.pedaids.org.

ONUSIDA

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) lidera e inspira al mundo para hacer realidad su meta global de cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida. ONUSIDA aúna los esfuerzos de 11 organizaciones de las Naciones Unidas (ACNUR, UNICEF, PMA, PNUD, UNFPA, UNODC, ONU Mujeres, OIT, UNESCO, OMS y Banco Mundial) y trabaja en estrecha colaboración con asociados mundiales y nacionales para poner fin a la epidemia de sida para el 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Obtenga más información en unaids.org y conecte con nosotros a través de FacebookTwitterInstagram y YouTube.