Noticias

ACNUR acoge con beneplácito las reformas legislativas de México para proteger los derechos de la niñez refugiada y solicitante de asilo

18 de enero de 2021

Foto: ACNUR/Arturo Almenar

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, aplaude la entrada en vigor de nuevas e importantes medidas en México para proteger los derechos de la niñez refugiada y solicitante de asilo, entre ellas, el fin de la detención migratoria de niños y niñas.

En virtud de estas reformas, ningún niño o niña, ya sean acompañados o no acompañados, será retenido en centros de detención migratoria. En su lugar, serán remitidos a un alojamiento alternativo. ACNUR está trabajando con las entidades gubernamentales pertinentes, otras agencias de las Naciones Unidas y organizaciones de la sociedad civil para garantizar que se establezcan los mecanismos de remisión pertinentes y una capacidad de alojamiento adecuada.

“México está dando un paso decisivo para poner fin a la detención migratoria de niños y niñas y nos sentimos alentados por este prometedor avance”, expresó la Alta Comisionada Auxiliar de ACNUR para la Protección, Gillian Triggs, quien compartió estas observaciones durante un debate en línea sobre “La niñez y el Pacto Mundial sobre los Refugiados”, celebrado el pasado 13 de enero.

ACNUR aboga a nivel mundial para que se ponga fin a la detención migratoria de niñas y niños refugiados, solicitantes de asilo y migrantes.

La Secretaria de Gobernación de México, Olga Sánchez Cordero, quien participó en el panel, señaló que las medidas para priorizar el interés superior del niño formaban parte de los compromisos asumidos por el Gobierno de México en el Foro Mundial sobre los Refugiados, que se realizó en diciembre de 2019. “Ningún niño o niña, acompañados o no acompañados, se encuentra ahora en nuestras instalaciones migratorias”, declaró.

Las reformas aprobadas en noviembre se aplican a todos los niños y niñas en contextos de migración, estén o no acompañados. También refuerzan la determinación del interés superior del niño en los procedimientos migratorios y hacen que los niños y niñas sean elegibles para obtener visas humanitarias temporales y así evitar su deportación o retorno, hasta que se realice la determinación de su interés superior, lo que facilita el acceso a la protección internacional y al sistema de asilo.

México se ha convertido en un país de asilo cada vez más importante en los últimos cinco años, con más de 70.000 solicitudes de asilo en 2019. Aunque las solicitudes disminuyeron en 2020 como resultado de las restricciones a la movilidad en los vecinos países centroamericanos impuestas por la COVID-19, las solicitudes de asilo en diciembre de 2020 alcanzaron un nivel sin precedentes. Uno de cada cinco solicitantes de asilo en México en 2020 fue un niño o una niña. Durante toda la pandemia, México ha seguido registrando nuevas solicitudes de asilo de personas que huyen de la violencia y la persecución, ayudándolas a encontrar la seguridad.

ACNUR reitera su compromiso de apoyar al Gobierno de México en la aplicación de las reformas relacionadas con la niñez refugiada y solicitante de asilo y destaca la importancia de asignar los recursos financieros, humanos y técnicos necesarios para su aplicación efectiva.

 

Para más información sobre este tema, por favor contactar: