Noticias

Cigarros electrónicos, la nueva estrategia para enganchar a niños y adolescentes: OMS

27 de julio de 2021

Foto: OMS

La nicotina es una sustancia altamente adictiva, y los niños que la consumen a través de los sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN) tienen tres veces más posibilidades de consumir tabaco en el futuro.

Ginebra, 27 de julio de 2021 (OMS) — La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este martes contra los sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN), conocidos como cigarrillos electrónicos o vapers, puesto que están siendo comercializados para niños, niñas y adolescentes.

Al informar sobre los avances en la lucha contra la epidemia del tabaquismo, el organismo internacional advirtió que la nicotina es una sustancia altamente adictiva, y los niños que la consumen a través de estos SEAN tienen tres veces más posibilidades de consumir tabaco en el futuro.

“La nicotina es altamente adictiva. Los sistemas electrónicos de administración de nicotina son nocivos y deben estar mejor regulados”, dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. 

“En los casos en que no estén prohibidos, los gobiernos deben adoptar políticas adecuadas para proteger a sus poblaciones de los daños que generen, y para evitar que los niños, los adolescentes y otros grupos vulnerables los consuman”. 

Por primera vez, el informe de 2021 presentó sus nuevos datos sobre los sistemas electrónicos de administración de nicotina, conocidos como los “e-cigarrillos”. 

Estos productos suelen ser comercializados para niños y adolescentes por las industrias del tabaco y afines que los fabrican, utilizando miles de sabores atractivos y afirmaciones engañosas sobre los productos.

La OMS recomienda que los gobiernos apliquen normas para impedir que los no fumadores se inicien en el consumo de estos productos, para evitar que se normalice el tabaquismo en la comunidad y proteger a las generaciones futuras.

En la actualidad, 84 países carecen de medidas o normas legales para proteger a sus poblaciones de la proliferación no regulada de los llamados cigarrillos electrónicos.

Mientras que 32 países han prohibido la venta de los SEAN, y otros 79 han adoptado al menos una medida parcial para prohibir el uso de estos productos en lugares públicos; prohibir su publicidad, promoción y patrocinio o exigir la exhibición de advertencias sanitarias en los envases. 

“Esto deja todavía 84 países donde no están regulados o restringidos de ninguna manera”.

Michael R. Bloomberg, embajador mundial de la OMS para las enfermedades no transmisibles y los traumatismos y fundador de Bloomberg Philanthropies declaró que más de mil millones de personas en todo el mundo siguen fumando. 

“Y mientras las ventas de cigarrillos han disminuido, las empresas tabaqueras han comercializado agresivamente nuevos productos -como los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco caliente- y han presionado a los gobiernos para que limiten su regulación. Su objetivo es sencillo: enganchar a otra generación a la nicotina. No podemos permitirlo”.

El Dr. Rüdiger Krech, Director del Departamento de Promoción de la Salud de la OMS, destacó los retos que conlleva su regulación. 

“Estos productos son muy diversos y evolucionan rápidamente. Algunos son modificables por el usuario, por lo que la concentración de nicotina y los niveles de riesgo son difíciles de regular. Otros se comercializan como ‘sin nicotina’, pero cuando se analizan, a menudo se descubre que contienen el ingrediente adictivo”, dijo. 

Incrementa población protegida por medidas anti-tabaco

El número de personas protegidas por al menos una medida de control del tabaco recomendada por la OMS se ha cuadruplicado en comparación con 2007.

Las seis medidas del Plan para hacer retroceder la epidemia del tabaquismo (MPOWER) incluyen la vigilancia del consumo de tabaco y del cumplimiento de las medidas preventivas; protección a las personas contra el humo del tabaco; la oferta de ayuda para dejar de fumar; la advertencia sobre los peligros del tabaco; la prohibición de publicidad, promoción y patrocinio; y el incremento de impuestos sobre el tabaco.

En la actualidad, alrededor de 5 mil 300 millones de personas están cubiertas por al menos una de estas medidas, más de cuatro veces las mil millones de personas que estaban cubiertas en 2007.

En cuando menos la mitad de los países del mundo se aplican al menos dos de las medidas MPOWER; lo que representa a una proporción similar de la población mundial, y refleja un aumento de 14 países y casi mil millones de personas más desde el último informe de 2019.

Mientras que los productos de tabaco a los que está expuesta más de la mitad de la población mundial, contienen advertencias sanitarias gráficas en sus empaques sobre los efectos nocivos del consumo de tabaco. 

“Sin embargo, el progreso no ha sido uniforme en todas las medidas de MPOWER. Algunas medidas como el aumento de los impuestos sobre el tabaco han tardado en avanzar y 49 países siguen sin adoptar ninguna medida MPOWER”, alertó la OMS.

“Distinguir los productos que contienen nicotina de los que no la contienen, o incluso de algunos productos que contienen tabaco, puede ser casi imposible. Ésta es sólo una de las formas en que la industria subvierte y socava las medidas de control del tabaco”.

Se mantiene al alza el número de fumadores en el mundo

La proporción de personas que consumen tabaco ha disminuido en la mayoría de los países, pero el crecimiento de la población significa que el número total de personas que fuman se ha mantenido obstinadamente alto. 

En la actualidad, de los mil millones de fumadores que se calcula que hay en el mundo, alrededor de 80% vive en países de renta baja y media. El tabaco es responsable de la muerte de 8 millones de personas al año, de las cuales 1 millón son fumadores pasivos.

Aunque los Sistemas electrónicos de administración de nicotina  deben ser regulados para maximizar la protección de la salud pública, el control del tabaco debe seguir centrándose en la reducción del consumo de tabaco a nivel mundial. 

“MPOWER y otras medidas reguladoras pueden aplicarse a dichos dispositivos”, señaló la Organización Mundial de la Salud (OMS).