Noticias

Ciudad de México, megalópolis contra las bolsas de plástico En la CDMX se desechaban cerca de mil 350 millones de bolsas de plástico al año.

18 de febrero de 2020

Foto: CINU México.

En la CDMX se desechaban cerca de mil 350 millones de bolsas de plástico al año. Desde el 1 de enero ha quedado prohibida su comercialización y han surgido inactivas ciudadanas para apoyar esta medida y proteger el medio ambiente.

El pasado 1 de enero entró en vigor en la Ciudad de México la prohibición de la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico. Con esta medida se pretende mejorar la gestión de residuos en esta megalópolis en la que habitan más de 12  millones de personas y se producen casi 13 mil toneladas de residuos cada día y  se tiran cerca de mil 350 millones de bolsas de plástico al año, de acuerdo con datos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en México (PNUMA).

Con esta medida implementada en la ciudad de habla hispana más grande del mundo, se da el primer paso ya que, en un futuro próximo, las autoridades esperan vetar otros artículos de plástico de un solo uso como popotes, vasos, cubiertos y globos.

“México tiene ecosistemas marinos de gran valor y hoy hay una mucho mayor conciencia pública sobre el impacto de los desechos plásticos en la biodiversidad”, señala Dolores Barrientos, representante del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en México. “Actualmente no existe un instrumento nacional legalmente vinculante que prohíba las bolsas de plástico, pero 27 de los 32 estados mexicanos ya han aprobado leyes para prohibirlas y otros más están considerando imponer restricciones”, explica Barrientos.

La representante de PNUMA en México señala que “el mensaje más importante es que el plástico no desaparece por arte de magia, o sea, es un material que está ahí y se va a quedar ahí, no va a desaparecer, entonces, la bolsa de plástico va a estar en el medio ambiente y pueden tardar de cincuenta a seiscientos años en degradarse, pero el término degradarse es que simplemente se convierten en partes más pequeñas y luego hasta llegar a micropartículas de plástico, por ello es indispensable reducir su uso porque esto afecta a toda la biodiversidad”.

Cero bolsas de plástico + reutilizar materiales = fórmula perfecta

Estela Fagoaga es una reconocida vestuarista de teatro en México que está emocionada por esta iniciativa y el cambio de hábitos que está generando en la población.

Por ello, utilizando los sobrantes de tela que guarda de los vestuarios, ha decidido hacer bolsas de tela de diversos tamaños y capacidades para que las personas puedan acudir al supermercado con una bolsa que les guste y les sea de utilidad.

“Lo que intentamos es dar una solución. Todos vamos a tener que utilizar bolsas de tela. Además, así le doy un uso a las telas sobrantes y en conjunto todos tomamos acciones para cuidar el planeta. Es un ganar-ganar y cada uno hace su parte para tener un mejor planeta” señala Estela.