Noticias

¿Comer más vegetales puede ayudar a salvar al planeta?

23 de julio de 2021

Foto: Scott Warman / Unsplash / PNUMA

Los científicos, los gobiernos e incluso los amantes de las hamburguesas están reconociendo los beneficios de las dietas ricas en vegetales. Esto ayudaría a reducir la emisión de gases de efecto invernadero, disminuiría el consumo de agua y podría liberar tres cuartas partes de las tierras de cultivo del mundo para que sean destinadas a otros usos. 

Nairobi, 23 de julio de 2021 (PNUMA) — Durante las últimas décadas, la producción de carne ha sido un negocio atractivo: en todo el mundo, a medida que han crecido las riquezas, también lo ha hecho el consumo de alimentos de origen animal. Se estima que para 2050 la demanda de estos alimentos podría aumentar hasta 70%.

Lo irónico es que este consumo voraz no necesariamente ha mejorado la calidad de vida humana. Además del hecho de que muchos de nosotros comemos más alimentos de origen animal de lo que se considera saludable, la producción ganadera es uno de los sectores que más contribuye al cambio climático y puede conducir a la pérdida de hábitats, la reducción de la biodiversidad y la transmisión de enfermedades zoonóticas como la COVID-19.

Pero, ¿podemos inclinar la balanza hacia el otro lado? Los científicos, los gobiernos e incluso los amantes de las hamburguesas están reconociendo los beneficios de las dietas ricas en vegetales.

Un cambio global hacia dietas ricas en vegetales ayudaría a reducir la emisión de gases de efecto invernadero, disminuiría el consumo de agua y, según un estudio de investigadores de Chatham House apoyado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), podría liberar tres cuartas partes de las tierras de cultivo del mundo para que sean destinadas a otros usos. Las dietas altas en vegetales también podrían ayudar a reducir la incidencia de enfermedades crónicas como afecciones cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes y cáncer – así como a disminuir los altos costos de los tratamientos y las horas de trabajo perdidas.

Muchos actores están aceptando el desafío, forjando nuevas formas de disfrutar sus comidas favoritas y subiéndose a la ola del cambio. Empresas como Impossible Foods y Beyond Meat – Campeones de la Tierra del PNUMA en 2018– están desarrollando alternativas a la carne con base en vegetales. En los Estados Unidos, el valor de mercado de los alimentos ricos en vegetales creció 29% entre 2017 y 2019. Y la demanda mundial también está aumentando. Algunos pronosticadores proyectan un valor de mercado de más de US$ 74.000 millones para 2027.

“Mi opinión es que la carne seguirá siendo parte de nuestro futuro. La verdadera pregunta es: ¿Va a ser la carne basada en vegetales o la carne de origen animal?”, dice Ethan Brown, director ejecutivo de Beyond Meat.

 

Con el objetivo de impulsar una transformación global, el Secretario General de la ONU, António Guterres, ha convocado la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios de la ONU para septiembre de 2021. El PNUMA apoya la transición hacia sistemas alimentarios que generen impactos netos positivos en la nutrición, el medio ambiente y los medios de vida.

Como colaborador del Programa de sistemas alimentarios sostenibles de la red One Planet, el PNUMA lidera el desarrollo de una guía para la formulación de políticas colaborativas y una mejor gobernanza, y como miembro de la Plataforma de Asociación Transformativa sobre Agroecología, informa a los donantes y responsables políticos, y promueve la innovación.

El PNUMA, como custodio del Objetivo de Desarrollo Sostenible 12.3 sobre desperdicio de alimentos, también trabaja para comprometer a los Estados miembros a reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita a nivel de minoristas, y actualmente está desarrollando el Índice de desperdicio de alimentos, un banco de datos mundial que permite a los países hacer un seguimiento de su progreso hacia el cumplimiento del ODS 12.