Noticias

Cultura vial desde la infancia, una inversión a futuro

25 de mayo de 2021

Foto: Teresa Moreno CINU México

Ciudad de México, 24 de mayo de 2021 (CINU México) — Cuando niños, niñas y adolescentes conocen las reglas de tránsito no sólo se convierten en pequeños agentes que resguardan la cultura vial desde el vehículo de sus padres, sino que crecen respetándola. Su educación en la infancia, es una inversión en los usuarios de la vía del futuro.

Fue así como con teatro guiñol, bicicletas, motocicletas de madera y una ciudad a escala, la empresa Italika, a través de su programa Italika por la Cultura Vial, se sumó a las acciones de la Sexta Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial que este año se celebró del 17 al 23 de mayo.

Bajo el lema “Calles para la vida”, la ONU propuso lograr un límite de velocidad de 30 kilómetros por hora en áreas urbanas para lograr ciudades seguras, saludables, verdes y habitables; así como vincular este límite de velocidad con los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) en salud, educación, infraestructuras, ciudades sostenibles, acción climática y asociaciones.

“Es muy importante esta campaña que está realizando la ONU, al peatón hay que darle mayor prioridad porque es el más vulnerable en la vía pública. Al inculcar que el vehículo automotor maneje a menor velocidad, promovemos que existan menos coaliciones o accidentes”, dijo Francisco Almanza, jefe de Cultura Vial de Italika. 

“Un automovilista, motociclista o conductor de transporte público que va manejando a 30 kilómetros por hora, o menos, tiene mayor capacidad de reacción y tiempo de frenar. Por ende, evitamos riesgos para el peatón, que es el más vulnerable”.

De acuerdo con el estudio “Análisis de la seguridad vial en México” que elaboró el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en el país mueren 16 mil personas anualmente a causa de accidentes de tránsito, principalmente jóvenes: 85% de estos incidentes son choques y atropellamientos, y el 15%  restante lo conforman caídas de pasajeros, volcaduras y derrapes.

Una de las principales causas de choques o atropellamientos, es el factor humano: conducir bajo los efectos del alcohol, hacerlo mientras se escribe o habla por teléfono celular, desobedecer las señales de tránsito, e inclusive tener un comportamiento agresivo al volante.

De acuerdo con el reporte Buenas prácticas de seguridad vial en las Américas: datos e historias para la acción que publicó la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en 2019, cada año los siniestros viales ocasionan la muerte de aproximadamente 155 mil personas en el continente americano y lesionan a muchos miles más.

Luego de calificar esta situación como una una crisis de salud pública evitable, la OPS reportó que los traumatismos por accidentes de tránsito son la principal causa de muerte entre los niños de 5 a 14 años, y la segunda en las personas de 15 a 29 años de edad. 

Esta es la razón por la cual una docena de niños y niñas acudieron al Centro de Capacitación Italika, en la alcaldía Iztapalapa, una de las más populosas de la Ciudad de México.

Ahí aprendieron desde cómo colocarse casco, rodilleras y coderas para andar en bicicleta, hasta la manera de cruzar una calle de manera segura; es decir: por los pasos peatonales, mirando hacia ambos lados del arroyo vial, y sólo cuando el semáforo vehicular esté en rojo.

En su experiencia, explicó la oficial Mariana Benavides Álvarez, policía de Tránsito y educadora vial de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, las causas más comunes de los accidentes de tránsito en automóviles son conducir a exceso de velocidad y hacerlo bajo los efectos del alcohol; mientras que en motocicletas, estos incidentes se deben a que sus pasajeros no utilizan casco, los niños viajan en motocicletas cuando no deberían, y al sobrecupo, es decir más de dos viajeros en dicho vehículo.

“El llamado sería a acatar las normas de tránsito, a la población adulta a concientizarse a través de los más pequeños y hacerles notar que los más vulnerables son los infantes: están perdiendo la vida a causa de que los adultos no respetan el reglamento ni tienen los valores de respeto a las normas de tránsito”, dijo.