Artículo de Opinión

Drogas sintéticas: una carrera contra nuevas sustancias

25 de mayo de 2021

Foto: UNODC

El uso de drogas ilegales se ha convertido en una actividad de altísimo riesgo.

Es muy probable que, en este momento, alguna persona esté consumiendo heroína, como lo hace de forma habitual desde hace años. Posiblemente consiga la sustancia en el mismo lugar, utilice la misma cantidad y de la misma forma. Un día, consumir esa misma heroína le provoca dificultad para respirar; comienza a sentirse desorientada y confundida, la temperatura de su cuerpo baja súbitamente y sus uñas y labios se tornan de color azul.

También es posible que muchas personas nunca hayan consumido droga en su vida. Sin embargo, en una fiesta, un grupo de amigos incita a otro a probar la cocaína por primera vez para aminorar los efectos del alcohol. La dividen en partes iguales y la consumen al mismo tiempo y de la misma forma. Uno de ellos colapsa poco tiempo después y llega en coma al hospital más cercano.

Las sobredosis descritas no son de heroína ni de cocaína, sino de fentanilo, un opioide de origen sintético con una potencia entre 50 y 100 veces mayor a la morfina. En la última década, la mezcla de fentanilo con otras drogas se ha convertido una práctica común. En muchos de los casos, quien consume las drogas desconoce que éstas han sido mezcladas con fentanilo. La dosis letal de esta sustancia es de 2 miligramos, cantidad indetectable en una dosis común de cualquier droga. 

Los mercados de drogas son cada vez más complejos y a las sustancias de origen vegetal, como el cannabis, la cocaína y la heroína, se han sumado cientos de sustancias sintéticas como el fentanilo y sus análogos. Cada año, los Estados Miembro de las Naciones Unidas reportan aproximadamente 500 nuevas sustancias psicoactivas que circulan en los mercados nacionales, la mayoría de origen sintético.

En un esfuerzo por comprender y sistematizar los recursos con los que contamos a nivel global para hacer frente al grave problema de las drogas sintéticas, la Sección de Laboratorio y Asuntos Científicos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), con el apoyo del Departamento de Estado de los EE.UU. desarrolló el Conjunto de Herramientas de las Naciones Unidas sobre Drogas Sintéticas. Esta innovadora plataforma electrónica concentra más de 260 recursos y herramientas multidisciplinarias de todo el sistema ONU para responder al surgimiento y proliferación de las drogas sintéticas.

En la pasada sesión de la Comisión de Estupefacientes, UNODC presentó la traducción al español del Conjunto de Herramientas que abarca aspectos jurídicos, de tratamiento y asistencia, seguridad postal, ciencias forenses, sistemas de alerta temprana, acceso y prevención de la desviación, precursores y respuesta al COVID-19.

Estos contenidos están están disponibles para personal de gobierno, profesionales de la salud y la sociedad civil hispanohablante. Desde el lanzamiento de la edición en inglés, en octubre de 2020, más de 5 mil 200 usuarios de 155 países han consultado estas Herramientas para identificar soluciones prácticas a las amenazas del uso no médico de drogas sintéticas.

Este Conjunto de Herramientas —y el trabajo de UNODC en su conjunto— sólo es útil en la medida en que apoya a los Estados Miembro a reducir el daño causado por nuevas y conocidas sustancias de origen sintético. Ningún usuario de drogas, policía, militar, perito o químico debe perder la vida por entrar en contacto con una sustancia sintética letal sin tener conocimiento de ello. Ese es nuestro compromiso.

El Conjunto de Herramientas en español está disponible para todo el público en: https://syntheticdrugs.unodc.org/syntheticdrugs/es/toolkit.html