Noticias

El Holocausto: culminación de milenios de odio En este 2020 se cumplen 75 años la liberación de Auschwitz-Birkenau.

28 de enero de 2020

Foto: CINU México

En este 2020 se cumplen 75 años la liberación de Auschwitz-Birkenau, y en este marco, en el Museo Memoria y Tolerancia se llevó a cabo la ceremonia por el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, para recordar a las y los seis millones de judíos y a los cientos de miles de personas que fueron asesinadas por los nazis y sus colaboradores durante el Holocausto.

 

 

Con la participación del Centro de Información de las Naciones Unidas en México (CINU México), la Oficina de la UNESCO en México, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, Yad Vashem México y el Comité Central de la Comunidad Judía de México, se recordó que  Auschwitz no solo nos remite a la tragedia del pueblo judío en Europa, sino a un espacio donde se puso en práctica la mayor destrucción tecnificada de distintos grupos: judíos, personas con discapacidad, gitanos, testigos de Jehová, homosexuales, eslavos, comunistas y opositores al régimen.  He ahí la razón por la cual Auschwitz nos pertenece a todos, porque la memoria no es una cuestión del pasado, es sobre todo una lección para nuestro presente y sobre todo para el futuro de la humanidad.

En este sentido, Giancarlo Summa, director del CINU México, explicó que la lección más importante es que el Holocausto no fue una aberración cometida en un momento determinado de la historia por unas pocas personas enfermas. Fue la culminación de milenios de odio. Fue una operación compleja que surgió a partir de prejuicios de larga data y requirió la corrupción de la sociedad de arriba a abajo; la corrupción del lenguaje; de la educación y del discurso político.

“Nuestro deber es recordar. Es aprender y volver a aprender las lecciones del Holocausto, para que nunca se repita” dijo y enfatizó que la educación es una parte fundamental de la solución. La ignorancia crea un terreno fértil para las mentiras y la historia revisionista”.

Summa recordó también que, en 1945, pocos meses después de la liberación de Auschwitz-Birkenau, fue creada la Organización de las Naciones Unidas.

“A partir del horror de los campos de exterminio, el mundo comenzó de nuevo, fundado en el respeto mutuo y en nuestra humanidad común. Hoy, cuando nuestros valores son atacados por todas partes, los reafirmamos con más convicción que nunca”.

Por su parte Fréderic Vacherón, representante de la UNESCO  en México señaló que las expresiones de odio son hoy más sutiles, como los nacionalismos exacerbados y aquellas que niegan el valor de pluralismo cultural y la diversidad. Las guerras nacen en la mente de las personas y es ahí donde deben erigirse los baluartes de la paz,

Mily Cohen, vicepresidenta del Museo Memoria y Tolerancia enfatizó que el Holocausto no es un asunto del pasado, sino que está más vigente que nunca ya que en la actualidad ante nuestros ojos siguen ocurriendo genocidios y crímenes de odio ante los que la sociedad debe poner un alto.

“El odio hacia quienes son diferentes empieza poco a poco con los prejuicios y luego se convierten en prácticas discriminatorias que provocan que un grupo de personas no pueda ejercer sus derechos” enfatizó Tania Ramírez, Directora General Adjunta de Vinculación, Cultura y Educación del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Por parte de la CNDH, Marco Antonio Legazpi, dijo que  la conmemoración de los 75 años después del Holocausto nos permite evaluar nuestro presente y vigilar cuando los discursos de odio aparecen para que otra barbarie no se repita.

Por parte de la comunidad judía, Eva Lijtszain de Yad Vashem México explicó que el antisemitismo no es un problema que concierne solo a los judíos sino a toda la sociedad. “No podemos ser indiferentes ante el peligro que corren comunidades en México y el mundo por la discriminación” señaló.

Marcos Shabot, Presidente del Comité Central de la comunidad judía en México, reiteró en su intervención que la educación es la base para eliminar los prejuicios. “Es tiempo que aprendamos cómo la intolerancia nos lleva a las peores prácticas. Debemos ver como una fuente de riqueza la diferencia y la diversidad.”

Por su parte, ZVI Tal, Embajador de Israel en México dijo que no sólo seres humanos fueron destruidos en Auschwitz, sino que se destruyó la dignidad humana y la solidaridad. “Afortunadamente México es un lugar seguro para las y los judíos, pero no hay que bajar la guardia en contra del racismo y el antisemitismo”.

Finalmente, Eduardo Jaramillo, Director General para la Organización de las Naciones Unidas de la Secretaría de Relaciones Exteriores puntualizó que la mejor manera de prevenir que crímenes como el Holocausto de puedan repetir, es recordándolos.