Comunicado oficial

El Sistema de las Naciones Unidas en México lamenta el sensible fallecimiento del Dr. Mario Molina

7 de octubre de 2020

Foto: ONU

El Sistema de las Naciones Unidas en México lamenta el fallecimiento del Dr. Mario Molina, Premio Nobel de Química 1995, ocurrido este 7 de octubre en la Ciudad de México.

A lo largo de su vida, el Dr. Mario Molina, además de obtener el Premio Nobel de Química en 1995, fue merecedor de más de un centenar de premios nacionales e internacionales entre los que destaca el premio “Campeones de la Tierra” que le otorgó la ONU en 2014, a través de Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente por su liderazgo y compromiso y por generar un impacto positivo en la humanidad y el planeta. La ONU reconoció el trabajo del Dr. Molina por hacer realidad el Protocolo de Montreal, un acuerdo ambiental internacional para proteger la capa de ozono de la tierra, con la meta de eliminar el uso de sustancias que agotan la capa de ozono.

El científico mexicano fue uno de los pioneros en investigar la química atmosférica y se destacó mundialmente por su trabajo sobre la capa de ozono. Junto con F. Sherwood Rowland y Paul Crutzen, realizaron el descubrimiento de que los gases CFC (clorofluorocarbonos) eran los culpables de acabar con el ozono que protege al planeta de los rayos solares ultravioletas. Desde la adopción del Protocolo de Montreal, en 1987, se ha eliminado con éxito más del 98% de las sustancias que agotan la capa de ozono.

 El Dr. Molina nació en la Ciudad de México en 1943 y fue ingeniero químico egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (1965). Fue también investigador de la Universidad de California en San Diego, y del Instituto de Oceanografía SCRIPPS, una de las instituciones líderes en la investigación de los fenómenos asociados al cambio climático. Desde 2005, el Dr. Molina presidió el Centro de investigación que lleva su nombre, en la Ciudad de México, donde desarrolló estudios sobre energía y medio ambiente.

Defensor de la necesidad de adopción en larga escala de las energías renovables y del abandono de los combustibles fósiles cómo única forma para mitigar de forma efectiva el cambio climático, el Dr. Molina fue hasta el fin un gran amigo y aliado de las Naciones Unidas. Las Oficinas de las Naciones Unidas en la Ciudad de México, hace más de una década dieron el nombre del Dr. Molina a su sala principal de conferencias, como un reconocimiento a la extraordinaria trayectoria de este gran científico mexicano. En los primeros días del pasado mes de septiembre, el Dr. Molina participó de un conversatorio online organizado por la ONU en ocasión de la apertura de la Asamblea General 75 de la Organización.

El Sistema de la ONU en México ofrece sus condolencias a la familia, colaboradores y amigos del Dr. Molina y se compromete a continuar su legado y su lucha incansable en defensa del medio ambiente y contra el cambio climático.

 Christian Skoog, Coordinador Residente a.i. de las Naciones Unidas en México

 Ciudad de México, 7 de octubre 2020