Notas

Es momento de levantar la voz La juventud por un mundo sostenible.

3 de junio de 2016

Foto: UNFPA / México, 2015.

“La vieja era, aquella en que las personas de mayor edad han estado adoptando los roles prominentes en cada aspecto de la vida, se ha ido. La nueva era ha llegado. Las Naciones Unidas reconocen plenamente la enorme contribución de las personas jóvenes.”

Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas

La Agenda 2030 es prueba de que la voz de la juventud hoy más que nunca es importante. My World, una encuesta mundial que Naciones Unidas impulsó para conocer las prioridades de la sociedad a integrarse en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Contó con más de 9.7 millones de participaciones, siendo 77% de ellas la voz de menores de 33 años. Esta encuesta constituyó el primer esfuerzo para incorporar la voz de los jóvenes en un ambicioso plan global de desarrollo.

En el mundo actual la juventud ya no quiere únicamente ser informados sobre las políticas públicas, planes y modelos de desarrollo que los impactan; quieren diseñarlos, tomar las decisiones y ser el vehículo de su implementación, quieren una adecuada e incluyente implementación de la Agenda2030. Por ello,  está abierta a mecanismos de diálogo y participación que abran espacios para que la voz juvenil no solamente se escuche, sino para que sus acciones puedan transformar el mundo en que vivimos.

En México, de acuerdo al Programa Nacional de Juventud 2014-2018, habitan más de 37 millones de jóvenes. Algunos de ellos ya son  parte de la fuerza laboral y quienes aún se encuentran estudiando y preparándose, pronto lo hará, contribuyendo al desarrollo económico del país.

Sin embargo, el rol de la juventud no se limita a estudiar y trabajar por su bienestar y el de sus familias. Como lo plantea la Agenda 2030, existen retos nacionales y globales a los que pueden contribuir con soluciones creativas, pasión y su propia voz: pobreza, contaminación, hambre, cambio climático, equidad de género, paz, cooperación para el desarrollo, entre muchos otros.

La Agenda 2030 parte de una premisa fundamental: el modelo de desarrollo actual es insostenible, la vida como la conocemos cambiará drásticamente si no cambiamos la forma en que vivimos y el paradigma de desarrollo. El cambio climático -desafortunadamente- es real, y para detenerlo, deberemos trabajar en conjunto, todas las personas del planeta, pero principalmente los y las jóvenes, pues ellos son la última generación que podrá hacer algo al respecto.

Normalmente decimos que la juventud es el futuro del país, pero muchos jóvenes ya se han convertido en líderes de hoy, como ha señalado Ban Ki-moon en diversas ocasiones. Para lograr un mundo sostenible como el que propone la Agenda 2030 necesitamos de las propuestas y la voz de la juventud, así como de su pasión, compasión liderazgo. ¡El momento es ahora!