Comunicado oficial

Guterres pide a todos los países del mundo que declaren la emergencia climática

12 de diciembre de 2020

Foto:

Palabras del Secretario General en la Cumbre sobre la Ambición Climática

Me complace darles la bienvenida a la Cumbre sobre la Ambición Climática en el quinto aniversario del Acuerdo de París.

Cinco años después de París, todavía no vamos en la dirección correcta.

París prometió limitar el aumento de temperatura lo más cerca posible de 1,5 grados.

Pero los compromisos adquiridos en París estaban lejos de ser suficientes para llegar allí.

E incluso esos compromisos no se están cumpliendo.

Los niveles de dióxido de carbono están en niveles récord.

Hoy, estamos 1,2 grados más calientes que antes de la revolución industrial.

Si no cambiamos de rumbo, es posible que nos dirijamos a un aumento catastrófico de la temperatura de más de 3 grados este siglo.

¿Alguien puede negar todavía que nos enfrentamos a una emergencia dramática?

Es por eso que hoy, hago un llamado a todos los líderes de todo el mundo para que declaren un estado de emergencia climática en sus países hasta que se alcance la neutralidad de carbono.

Unos 38 países ya lo han hecho, reconociendo la urgencia y lo que está en juego.

Insto a todos los demás a que lo sigan.

Queridos amigos,

No estamos condenados al fracaso.

La recuperación de COVID-19 presenta una oportunidad para poner a nuestras economías y sociedades en un camino verde en línea con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Pero eso aún no está sucediendo.

Hasta ahora, los miembros del G20 están gastando un 50% más en sus paquetes de estímulo y rescate en sectores vinculados a la producción y consumo de combustibles fósiles, que en energía baja en carbono.

Esto es inaceptable.

Los billones de dólares necesarios para la recuperación de COVID son dinero que estamos pidiendo prestado a las generaciones futuras.

Ésta es una prueba moral.

No podemos utilizar estos recursos para bloquear políticas que carguen a las generaciones futuras con una montaña de deudas en un planeta destrozado.

Por lo tanto, el objetivo central de las Naciones Unidas para 2021 es construir una verdadera Coalición Global por la Neutralidad del Carbono para mediados de siglo.

Pero esa promesa no es suficiente.

Para hacerlo realidad, necesitamos recortes significativos ahora para reducir las emisiones globales en un 45% para 2030 en comparación con los niveles de 2010.

Esto debe reflejarse plenamente en las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional revisadas y reforzadas que los signatarios de París están obligados a presentar mucho antes de la COP26 del próximo año en Glasgow.

Felicito a los líderes que se presentarán hoy con nuevas metas para 2025 y 2030.

El Reino Unido se ha comprometido a reducir las emisiones en un 68% para 2030 en comparación con 1990.

La Unión Europea ha acordado reducir sus emisiones en al menos un 55 por ciento para 2030 en comparación con 1990.

Estas decisiones merecen ser emuladas.

Todos los países, ciudades, instituciones financieras y empresas deben adoptar planes para alcanzar cero emisiones netas para 2050 y comenzar a ejecutarlos ahora, incluso proporcionando objetivos claros a corto plazo.

Los sectores emisores clave como el transporte marítimo, la aviación y la industria también deben presentar e implementar nuevas hojas de ruta transformadoras en línea con este objetivo.

La tecnología está de nuestro lado.

El análisis económico sólido es nuestro aliado.

La energía renovable se está volviendo menos costosa cada día que pasa.

La acción climática puede ser el catalizador de millones de nuevos empleos, mejor salud e infraestructura resiliente.

Pero recordemos que esta transición debe ser justa y reconocer que el liderazgo de las mujeres es bueno para la acción climática.

Queridos amigos,

Las políticas económicas y las finanzas mundiales deben estar alineadas con el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Es el momento:

Poner precio al carbono.

Eliminar gradualmente el financiamiento de combustibles fósiles y terminar con los subsidios a los combustibles fósiles.

Dejar de construir nuevas centrales eléctricas de carbón.

Trasladar la carga fiscal de los ingresos al carbono, de los contribuyentes a los contaminadores.

Hacer obligatoria la divulgación de información sobre riesgos financieros relacionados con el clima.

E integrar el objetivo de la neutralidad de carbono en todas las políticas y decisiones económicas y fiscales.

El sector financiero privado debe apoyar a las empresas para transformar sus modelos de negocio, alinear sus inversiones con el objetivo de cero emisiones netas y divulgar su progreso.

Los propietarios y administradores de activos deben descarbonizar sus carteras.

Las instituciones financieras internacionales y los bancos nacionales de desarrollo deben ayudar a movilizar la financiación y la inversión privadas para los países en desarrollo.

Y los países desarrollados deben cumplir su compromiso de proporcionar $ 100 mil millones de dólares al año a los países en desarrollo para 2020.

Aún no estamos allí.

Nuestro objetivo colectivo debe ser superar el objetivo de $ 100 mil millones de dólares al año en 2021 y aumentar las finanzas públicas internacionales en el período posterior.

Pero hoy, la adaptación representa solo el 20 por ciento de la financiación climática.

Necesitamos un gran avance en adaptación y resiliencia.

Esto es especialmente urgente para los pequeños estados insulares en desarrollo, que enfrentan una amenaza existencial.

La adaptación no debe ser el componente olvidado de la acción climática.

Queridos amigos de nuestro planeta,

Este es el momento de la verdad. Pero también es un momento de esperanza.

Cada vez más países se han comprometido con las emisiones netas cero.

La comunidad empresarial se está subiendo al tren de la sostenibilidad.

Vemos ciudades que se esfuerzan por ser más verdes y habitables.

Vemos a los jóvenes asumiendo responsabilidades y exigiéndolas a los demás.

Las mentalidades están cambiando.

La acción climática es el barómetro del liderazgo en el mundo actual.

Es lo que la gente y el planeta necesitan en este momento.

Tenemos el plan: los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Pero todos debemos pasar una prueba de credibilidad: hagamos realidad la promesa de un mundo cero neto ahora.

En el camino hacia la COP26, insto a todos a mostrar ambición, detener el asalto a nuestro planeta y hacer lo que sea necesario para garantizar el futuro de nuestros hijos y nietos.

Gracias.