Noticias

Impulsar la recuperación para salir de la crisis, cumplir la Agenda 2030 y no dejar a nadie atrás, pide Peter Grohmann

19 de julio de 2021

Foto: Teresita Moreno / CINU México

El impacto de la crisis socioeconómica ligada a la pandemia por la COVID-19 abarca muchas áreas del desarrollo sostenible y pone en riesgo el cumplimiento de la Agenda 2030, advirtió el Coordinador Residente del Sistema de Naciones Unidas en México, al participar en la presentación del Informe Nacional Voluntario 2021 sobre la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Ciudad de México, 19 de julio de 2021 (CINU México) — México se encuentra en un momento clave para impulsar una recuperación sostenible que le permita salir de la crisis ocasionada por la pandemia de la COVID-19, revertir sus impactos y acelerar el progreso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), advirtió el Coordinador Residente del Sistema de Naciones Unidas en México, Peter Grohmann.

El Sr. Grohmann reconoció que la pandemia por COVID-19 y las medidas que se han tomado para contenerla o mitigarla, han tenido efectos sobre el trabajo de cada sector y la sociedad mexicana.

“El impacto de la crisis socioeconómica ligada a la pandemia, abarca muchas áreas de desarrollo sostenible y pone en riesgo el cumplimiento de la agenda 2030; es más, los retos que emergen de la pandemia, se suman a los retos estructurales preexistentes en México, recrudeciéndolos y profundizando la brecha”, advirtió al participar en la presentación del Informe Nacional Voluntario (INV) 2021 sobre la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en México, en la sede de la Secretaría de Economía.

“Estamos en un momento clave, un momento bisagra, lo que hagamos ahora va a determinar en gran medida si lograremos o no cumplir con la Agenda para 2030. Tenemos que impulsar un tipo de recuperación para salir de esta crisis que no deje a nadie atrás, y que no solo revierta el impacto negativo de la pandemia, sino que acelere el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

El documento que se presentó esta tarde en México, refleja la contribución concreta de cada sector de la sociedad, así como el compromiso del país con la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

En 2015, los Estados miembros de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unida adoptaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible para avanzar en un periodo de 15 años hacia la consecución de 17 ODS en términos sociales, ambientales, económicos, de gobernanza, de alianzas y de combate a las desigualdades.

También se establecieron mecanismos para darle seguimiento al cumplimiento de la Agenda, particularmente con la presentación periódica de Informes Nacionales Voluntarios para compartir los avances y retos de cada país. 

México es uno de los 12 países que han presentado tres Revisiones Nacionales Voluntarias ante el Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas, de los 176 que han presentado al menos una revisión.

A pesar de los logros que ha alcanzado el país aún quedan retos importantes para el cumplimiento de la Agenda 2030, advirtió el Sr. Grohmann; estos desafíos se han visto agravados por el contexto de pandemia por COVID-19 y se suman a retos estructurales preexistentes en México.

Los más recurrentes son la brechas de financiamiento, la necesidad de fortalecer las capacidades institucionales, el espacio para promover más y mejores alianzas multisectoriales, y la ampliación de mecanismos de participación e incidencia de todos los sectores.

“Los retos que emergen de la pandemia se suman a retos estructurales preexistentes en México, recrudeciéndolos, y profundizando las brechas. Se trata de retos como la persistencia de las desigualdades, el desequilibrio ambiental y el cambio climático, la insuficiente cobertura de la protección social, el limitado espacio fiscal y la prevalencia de la informalidad en el mercado laboral”, señaló.

Estos retos afectan directamente la vida de las personas y las comunidades, perjudicando su ejercicio de derechos humanos fundamentales, como el acceso a salud, alimentación, agua, educación, vivienda, y un medio ambiente sano, por lo que es fundamental enfrentarlos cuanto antes.

El Sistema de las Naciones Unidas ha contribuido al logro de los ODS en México a través de la implementación de proyectos e iniciativas para poner fin a la pobreza y el hambre, combatir las desigualdades, construir sociedades pacíficas, justas e inclusivas, promover los derechos humanos, e impulsar el empoderamiento de mujeres y niñas

Así como garantizar la protección de los recursos naturales, impulsar un crecimiento económico inclusivo, sostenible y sostenido, y el trabajo decente para todos y todas.

El Coordinador Residente del SNU en México recalcó el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 que busca garantizar el bienestar de todas las personas, sin dejar a nadie atrás; la introducción de numerosas reformas legislativas para asegurar el ejercicio de los derechos humanos y el bienestar de las personas.

Las contribuciones del sector empresarial, la academia, y las organizaciones de la sociedad civil también han sido fundamentales en áreas como la igualdad de género, el cambio climático, la promoción y defensa de los derechos humanos, la educación, el arte y la cultura, la promoción del desarrollo, la cohesión social y el desarrollo sostenible, la soberanía alimentaria, las ecotecnias y la agricultura sustentable.

Al presentar el INV 2021 la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier Carrillo, destacó que el Gobierno de México se ha enfocado en las dimensiones social y económica de la Agenda 2030, con énfasis en el combate a las desigualdades; las carencias que vulneran desde la raíz a la paz social; y las alianzas internacionales para hacer frente a retos regionales y globales como la migración, el cambio climático y la vacunación universal contra la COVID-19.

Reconoció que el país enfrenta diversos desafíos principalmente en el aumento de los niveles de pobreza y la violencia de género.

Ante ello, dijo, falta mucho más por caminar para conseguir que la Agenda 2030 siga siendo una realidad y los ODS se cumplan de la mejor manera.

Por ejemplo, aún falta conseguir la equidad en el acceso al financiamiento, el fortalecimiento de las capacidades institucionales, así como trabajar para reducir los efectos de la pandemia por COVID-19.

“Hoy más que nunca, sabemos que necesitamos impulsar una recuperación sostenible e incluyente con enfoque de derechos para que no se quede nadie atrás. Por ello, la Agenda 2030 es indispensable”, dijo.