Noticias

La OIM responde a las secuelas de Eta en Centroamérica: 2.5 millones de personas afectadas

17 de noviembre de 2020

Foto: OIM

San José, Costa Rica – La Organización Internacional para las Migraciones, OIM, se ha unido a los esfuerzos del Sistema de Naciones Unidas y otros actores humanitarios y gubernamentales para responder al Huracán Eta, una emergencia que está afectando a 2,5 millones de personas a lo largo de Centroamérica, mientras las autoridades monitorean una nueva tormenta que emerge en el Caribe.

Los equipos de la OIM en Honduras, Guatemala, El Salvador y Belice se desplazaron a las zonas más afectadas desde que Eta tocó tierra el 3 de noviembre, para distribuir miles de kits de emergencia, incluyendo juegos de cocina, colchones, sábanas y productos de higiene.

En Honduras, donde 1.8 millones de personas han sido afectadas por la tormenta de categoría 4, la OIM ya entregó más de 39,000 artículos de protección personal en un esfuerzo por mitigar el impacto de la COVID-19, así como kits de higiene, mantas, ropa y bolsas de agua.

En Nicaragua, la OIM, en coordinación con ONG locales y organizaciones de la sociedad civil presentes en las áreas afectadas, asistirá en la entrega de kits de alimentos y artículos de higiene. En México, la OIM distribuirá ayuda humanitaria a siete albergues en el sur del país, mientras evalúa en qué medida se han visto afectados los albergues en Chiapas.

También ha comenzado el despliegue de los equipos de la Matriz de Seguimiento del Desplazamiento (DTM por sus siglas en inglés). La DTM recopilará información crítica sobre los desplazamientos de población provocados por el huracán Eta, facilitando la toma de decisiones que pueden salvar vidas en las próximas semanas y ayudar a la recuperación de las zonas afectadas.

Como líder del grupo humanitario centrado en la gestión de refugios (Coordinación de Campamentos y Gestión de Campamentos), la OIM coordina los esfuerzos de la ONU con los gobiernos de Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua para garantizar la prestación de servicios y evitar la superposición de esfuerzos y reducir las brechas en la atención humanitaria. Según OCHA, en los tres países del norte de Centroamérica, al menos 358.000 personas están alojadas temporalmente en escuelas y otros edificios. “Las necesidades más inmediatas son la alimentación, protección y albergue de las personas afectadas, así como otros artículos básicos que ayudan a garantizar su dignidad”, dijo Jorge Peraza, Jefe de Misión de la OIM para Honduras, El Salvador y Guatemala.

“El huracán Eta ha agravado las condiciones sociales y económicas que ya estaban presentes en algunos sectores de los países del norte de Centroamérica, lo que se suma a las vulnerabilidades que ya enfrentan las personas allí”. La Directora Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe está particularmente preocupada por la destrucción de cultivos y el impacto en las economías locales en algunas partes de Nicaragua, Honduras y Guatemala.


“El daño allí puede agravar las condiciones de inestabilidad económica e inseguridad alimentaria que han obligado a miles de centroamericanos a migrar en busca de mejores condiciones de vida”, dijo Michele Klein-Solomon. “Lo que ha dejado el huracán Eta no es solo una enorme calamidad humanitaria que requiere atención inmediata, sino también la semilla de futuras crisis migratorias que debemos tratar de prevenir”, explicó Klein-Solomon.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos advierte que una onda tropical que se mueve lentamente hacia el oeste a través del Caribe tiene un 80 por ciento de posibilidades de convertirse en otra gran tormenta en las próximas 48 horas, posiblemente impactando las mismas áreas que el huracán Eta.

Para obtener más información, comuníquese con Jorge Gallo de la Oficina Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe, correo electrónico: jgallo@iom.int, Tel: +506 72036536