Otros

La recuperación económica amenazada por el aumento de casos de COVID-19 y vacunación rezagada en los países más pobres

11 de mayo de 2021

Foto: DESA

La creciente desigualdad ensombrece la proyección de crecimiento global del 5,4% en 2021

Nueva York, 11 de mayo – Si bien las perspectivas de crecimiento mundial han mejorado, impulsadas por un fuerte repunte en China y Estados Unidos, el aumento de las infecciones de COVID-19 y el progreso inadecuado de la vacunación en muchos países amenazan una recuperación generalizada de la economía mundial, dice el último pronóstico de las Naciones Unidas publicado hoy.

Según el informe Situación y Perspectivas Económicas Mundiales (WESP por sus siglas en inglés) de mediados de 2021, tras una fuerte contracción del 3,6% en 2020, se prevé que la economía mundial se expandirá un 5,4% en 2021, lo que refleja una revisión al alza de las previsiones de la ONU publicadas en enero. En medio de las rápidas vacunaciones y las continuas medidas de apoyo fiscal y monetario, China y Estados Unidos, las dos economías más grandes, están en camino de la recuperación.

En cambio, las perspectivas de crecimiento en varios países de Asia meridional, África subsahariana y América Latina y el Caribe siguen siendo frágiles e inciertas. Para muchos países, se prevé que la producción económica vuelva a los niveles anteriores a la pandemia en 2022 o 2023.

“La desigualdad de las vacunas entre países y regiones representa un riesgo significativo para una recuperación global ya desigual y frágil”, dijo Elliott Harris, economista de la ONU. “El acceso oportuno y universal a las vacunas COVID-19 significará la diferencia entre poner fin a la pandemia rápidamente y colocar a la economía mundial en la trayectoria de una recuperación resiliente, o perder muchos más años de crecimiento, desarrollo y oportunidades”.

Recuperación fuerte pero desigual del comercio mundial

El comercio mundial de mercancías ya ha superado los niveles previos a la pandemia, impulsado por una fuerte demanda de equipos eléctricos y electrónicos, equipos de protección personal y otros productos manufacturados.

A las economías dependientes de la fabricación les ha ido mejor, tanto durante la crisis como durante el período de recuperación, pero parece poco probable que se produzca un repunte rápido en las economías dependientes del turismo y las materias primas, subrayó el informe.

El comercio de servicios, en particular el turismo, seguirá deprimido en medio del lento levantamiento de las restricciones a los viajes internacionales y el temor a nuevas olas de infección en muchos países en desarrollo.

Las mujeres más afectadas por la pandemia

Las mujeres han estado al frente de la lucha contra la pandemia. También han sido las más afectadas de varias formas, incluida la carga del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado. Siguen estando infrarrepresentadas en la toma de decisiones relacionada con la pandemia y en las respuestas de política económica a la crisis.

Si bien la pandemia ha reducido la participación en la fuerza laboral en un 2 por ciento en todo el mundo, en comparación con solo el 0,2 por ciento durante la crisis financiera mundial de 2007-2008, más mujeres que hombres se vieron obligadas a abandonar la fuerza laboral por completo, lo que amplió aún más las brechas de género en el empleo y salarios, destacó el informe. A las empresas propiedad de mujeres también les ha ido desproporcionadamente peor.

“La pandemia ha empujado a casi 58 millones de mujeres y niñas a la pobreza extrema, asestando un duro golpe a los esfuerzos de reducción de la pobreza en todo el mundo, y ha exacerbado las brechas de género en los ingresos, la riqueza y la educación, impidiendo el progreso en la igualdad de género”, dijo Hamid Rashid, Jefe de la Subdivisión de Monitoreo Económico Global del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, y el autor principal del informe.

“Las medidas fiscales y monetarias para impulsar la recuperación deben tener en cuenta el impacto diferenciado de la crisis en diferentes grupos de población, incluidas las mujeres, para asegurar una recuperación económica que sea inclusiva y resiliente”, agregó.

Para más información: http://bit.ly/wespmidyear

 

Contactos de prensa:

Devi Palanivelu, UN Department of Global Communications, palanivelu@un.org

Helen Rosengren, UN Department of Economic and Social Affairs, rosengrenh@un.org