Noticias

Beneficios de la minería deben alcanzar a toda la sociedad, no sólo a las élites: Guterres

26 de mayo de 2021

Foto: Heidi Haeberle/PNUD Perú

  • La industria extractiva podría proveer oportunidades para mejorar la vida de la población

Los beneficios que genera la extracción de recursos minerales deben alcanzar a todos los integrantes de la sociedad, no sólo a las élites, pidió el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, António Guterres.

“Nuestra responsabilidad compartida es asegurar que los beneficios de los recursos minerales alcancen a todas las personas en la sociedad, no sólo a las élites, mientras salvaguardamos el medio ambiente hoy y para las futuras generaciones”, dijo. 

El martes, Guterres participó en la Mesa redonda global de alto nivel sobre industrias extractivas como motor para el desarrollo sostenible,  convocada por las Naciones Unidas en el marco de la Iniciativa sobre el Financiamiento para el Desarrollo en la era del COVID-19.

Ahí destacó que la extracción de recursos minerales juega un papel predominante en las economías de 81 naciones, que reúnen, entre todas, una cuarta parte del Producto Interno Bruto global, a la mitad de la población mundial y a cerca del 70% de las personas en situación de pobreza. 

Entre los 72 países de bajos o medianos ingresos, 63 de ellos han incrementado su dependencia de las industrias extractivas en las últimas dos décadas. Dichas industrias generan grandes cantidades de ingresos en divisas, en inversiones extranjeras directas así como para los gobiernos. 

“A pesar de ello, no podemos obviar que las industrias extractivas también están asociadas a una letanía de males: corrupción, explotación, colonialismo y racismo; contaminación ambiental, aceleración del cambio climático y pérdida de la biodiversidad; conflictos armados, violencia de género, desplazamientos poblacionales; daños culturales y violaciones a los derechos humanos. Todos hemos oído de la maldición de los recursos”.

Necesario reducir la dependencia de la industria extractiva 

Ante ello, los países necesitan reducir su dependencia de las ganancias generadas por esta industria; ello quiere decir, diversificar sus economías para ampliar su base de ingresos, aumentar el contenido de valor agregado, adaptar sus sistemas fiscales a las nuevas necesidades y acelerar las acciones para lograr una transición justa para los trabajadores y las comunidades que dependen de los recursos extractivos.  El sector extractivo también debería integrar los principios de la economía circular.

Destacó la preocupación común que se expuso a lo largo de las sesiones regionales que se llevaron a cabo, sobre la necesidad de que tanto la industria extractiva como los recursos que esta genera sean manejados de una manera sustentable, inclusiva y equitativa.

“El sector extractivo puede evitar exacerbar las inequidades al asegurar la justa distribución de los beneficios del desarrollo de las industrias extractivas en balance con el derecho al medio ambiente. Esto es especialmente importante en lo que respecta a los nuevos minerales y metales de los que depende la revolución tecnológica”. 

Esto quiere decir tomar en cuenta los derechos de mujeres, pueblos indígenas, comunidades locales y otros agentes de interés que se ven afectados por las actividades de dicha industria a pesar de haber sido excluidos de su diseño y beneficios. 

La industria extractiva podría proveer oportunidades para mejorar la vida de los integrantes de estos sectores de la población, a través de más y mejores oportunidades de empleo y una mayor inversión en sus comunidades, “si su diseño es respetuoso de los derechos humanos”, alertó. 

“Para los pueblos indígenas, esto incluye el derecho a la autodeterminación, y un consentimiento libre, previo e informado. Las empresas lideradas por mujeres también pueden florecer en la cadena de suministro de la industria extractiva”.