Comunicado oficial

Mensaje del Secretario General con motivo del Año Nuevo 2021

28 de diciembre de 2020

Foto: Naciones Unidas

Estimados amigos y amigas:

        2020 ha sido un año de adversidades, tragedias y lágrimas.

        La COVID-19 ha desestabilizado nuestras vidas y sumido al mundo en el sufrimiento y el dolor.

        Muchos seres queridos han perdido la vida – y los estragos de la pandemia continúan, con nuevas olas de enfermedad y muerte.

        La pobreza, la desigualdad y el hambre están creciendo. Los trabajos desaparecen y las deudas aumentan. Niños y niñas sufren dificultades.

        La violencia en el hogar se intensifica, y la inseguridad campa a sus anchas.

        Pero se avecina un Año Nuevo. Y con él, se atisban rayos de esperanza:

     – Gente que tiende una mano amiga a vecinos y a extraños;

     – Trabajadores de primera línea que lo dan todo;

     – Científicos que desarrollan vacunas en un tiempo récord;

     – Países que asumen nuevos compromisos para prevenir la catástrofe climática.

        Si trabajamos juntos, en un espíritu de unidad y solidaridad, estos rayos de esperanza pueden llegar a todo el mundo. 

        Esa es la lección de este año tan difícil. 

        Tanto el cambio climático como la pandemia de COVID-19 son crisis que solo podemos abordar desde la unidad, como parte de una transición hacia un futuro inclusivo y sostenible.

        El objetivo central de las Naciones Unidas para 2021 es construir una coalición mundial para la neutralidad en emisiones de carbono de aquí a 2050.

        Todos los gobiernos, las ciudades, las empresas y las personas pueden desempeñar un papel en el logro de este objetivo.

        Unámonos para hacer las paces entre nosotros y con la naturaleza, enfrentemos la crisis climática, detengamos la propagación de la COVID-19, y hagamos del 2021 un año de sanación. 

        Sanación del impacto de un virus mortal. Sanación de economías y sociedades rotas. Sanación de las divisiones. Y empecemos a sanar nuestro planeta.

        Ese debe ser nuestro propósito de Año Nuevo para 2021.

        Desde las Naciones Unidas, les deseo a todos y todas un Año Nuevo lleno de felicidad y paz.