Comunicado oficial

Mensaje del Secretario General con motivo del Día Internacional de las Montañas

11 de diciembre de 2020

Foto: FAO

11 de diciembre de 2020

        Las montañas son el hogar de una impresionante biodiversidad. Las regiones montañosas albergan más de la cuarta parte de las plantas y animales y el 30% de las principales zonas de biodiversidad terrestres. En un momento en que el cambio climático y la degradación de la tierra se aceleran, la celebración del Día Internacional de las Montañas de este año pone de relieve estas amenazas y la importancia de los ecosistemas montañosos.

        Los glaciares de las montañas se están reduciendo a un ritmo sin precedentes. Se prevé que el espesor de la nieve de alta montaña disminuirá entre un 10 % y un 40 % entre 2031 y 2050.

        La vida silvestre de las montañas también está en riesgo. Los leopardos de las nieves de Asia Central, los gorilas de montaña de Virunga, los tigres de Bengala de Bhután y otras especies se ven afectados por cambios de los ecosistemas más amplios y usos humanos del paisaje que podrían, a su vez, llevarlos a internarse aún más en zonas remotas y de gran altitud y a aumentar los conflictos entre los seres humanos y la vida silvestre.

        El año que viene ofrece importantes oportunidades de formulación de políticas para proteger la biodiversidad y los ecosistemas de las montañas, como la 26ª conferencia de las de las Naciones Unidas sobre el clima (CP26) y la elaboración de un marco mundial para la diversidad biológica después de 2020. La Asamblea General de las Naciones Unidas ha declarado 2021-2030 el Decenio sobre la Restauración de los Ecosistemas. Y las Naciones Unidas siguen trabajando con asociados locales y nacionales para proteger los ecosistemas y las especies y promover los productos de las montañas. La reciente campaña “Run Wild” ha ayudado a movilizar a un millón de corredores que representan a un millón de especies en peligro de extinción, una conmovedora muestra de solidaridad.

        Las montañas deben pasar al centro de nuestra atención, y es hora de mover montañas para garantizar los cambios que necesitamos para asegurar la salud de nuestro planeta y construir un futuro sostenible para todos.