Comunicado oficial

Mensaje del Secretario General con motivo del Día Mundial del Turismo

27 de septiembre de 2020

Foto: Naciones Unidas

27 de septiembre de 2020

         En los 40 años transcurridos desde el primer Día Mundial del Turismo, mucho ha cambiado. La demanda de viajes se ha disparado; el mundo se ha abierto, permitiendo a más personas que nunca explorar el globo y sus diferentes culturas.

        Hoy en día, el turismo está firmemente establecido en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible como un motor para promover la prosperidad, proteger nuestro planeta y sentar las bases para la paz y el entendimiento entre los pueblos.

        Muchos millones de personas de todo el mundo, especialmente mujeres y jóvenes, dependen del turismo para obtener ingresos. Personas que de otra manera se podría haber dejado atrás han encontrado trabajo decente y la oportunidad de una vida mejor gracias al singular potencial del turismo.

        El turismo ha sufrido enormemente durante la pandemia de COVID-19: unos 120 millones de puestos de trabajo corren peligro, y las repercusiones podrían causar la pérdida de entre el 1,5 % y el 2,8 % del PIB mundial. Ello afectará en particular a los países más vulnerables, incluidos los pequeños Estados insulares en desarrollo, los países menos adelantados y muchas naciones africanas, donde el turismo puede representar entre el 30 % y el 80 % de las exportaciones.

        En nuestro afán por recuperarnos de esta profunda crisis, el reinicio seguro del turismo es esencial, sobre todo para el desarrollo rural, que es el tema central del Día Mundial del Turismo de este año. Tenemos una oportunidad sin precedentes de transformar la relación del sector turístico con las personas, la naturaleza, el clima y la economía. Debemos asegurar una distribución justa de sus beneficios y hacer avanzar la transición hacia una economía turística neutra en carbono y resiliente.

        Además de ofrecer oportunidades a las personas, el turismo puede contribuir significativamente a preservar nuestras culturas singulares y comunes y a proteger la biodiversidad y los ecosistemas que nos sostienen.

        En este año tan difícil, centrémonos en la importancia del turismo para las personas que viven en zonas rurales, para que podamos cumplir la promesa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de no dejar a nadie atrás.