Comunicado oficial

Mensaje del Secretario General con motivo del lanzamiento del Año Internacional de las Frutas y Verduras 2021

15 de diciembre de 2020

Foto: AO/Alessandra Benedetti

Las frutas y verduras son la piedra angular de una dieta sana y variada. Proporcionan al cuerpo humano abundantes nutrientes, refuerzan el sistema inmunológico y contribuyen a reducir el riesgo de contraer muchas enfermedades. Sin embargo, a pesar de estos enormes beneficios, no las consumimos en cantidades suficientes.

        Al declarar 2021 Año Internacional de las Frutas y Verduras, deseamos prestar más atención a un sector crítico e instar a que se adopte un enfoque más integral de la producción y el consumo que beneficie a la salud humana y del medio ambiente.

        Un momento clave del Año Internacional de las Frutas y Verduras será la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios, en la que pediremos a todas las partes interesadas que intensifiquen sus esfuerzos para que los sistemas alimentarios sean más inclusivos, resilientes y sostenibles.

        La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible hace hincapié en la función que desempeñan nuestros sistemas alimentarios en la lucha contra el hambre, la eliminación de la pobreza y la protección de nuestro planeta. Sin embargo, hoy en día, factores como el crecimiento de la población, el aumento de la urbanización, la creciente escasez de recursos naturales, la contaminación agrícola y el cambio de uso de la tierra, los altos niveles de pérdida y desperdicio de alimentos y los efectos del cambio climático ponen de manifiesto la fragilidad de nuestros sistemas alimentarios.

        Mientras la pandemia de COVID-19 continúa afectando a la salud y los medios de vida de las personas en todo el mundo, debemos unirnos para asegurar que los más vulnerables reciban alimentos nutritivos, incluidas frutas y verduras, sin dejar a nadie atrás.

        Aprovechemos este Año Internacional para reconsiderar nuestra relación con el modo en que producimos y consumimos alimentos. Revisemos nuestros sistemas alimentarios y comprometámonos con un mundo más sano, más resiliente y más sostenible en el que todas las personas tengan a su alcance, y puedan permitirse, la nutrición variada que necesitan.