Notas

Obsolescencia tecnológica y digitalización, desafíos para conservar la memoria histórica que resguardan los archivos documentales y audiovisuales mexicanos

24 de noviembre de 2020

Foto: UNESCO

  •  Concluye el Seminario “Diálogos sobre el patrimonio audiovisual: riesgos y estrategias” de la UNESCO, Memoria del Mundo México y el Fotobservatorio Mexicano, donde participaron 41 actores de instituciones y organizaciones de la memoria.
  • Destaca el llamado a una mayor inversión en la preservación y la accesibilidad del patrimonio documental como cuestión de reducción y gestión de los riesgos de desastre.

Ciudad de México, 24 de noviembre de 2020–. Fortalecer las capacidades para enfrentar la caducidad de materiales, tecnología y formatos (obsolescencia programada) y concretar alianzas para garantizar la preservación y accesibilidad del patrimonio documental y audiovisual mexicano, son algunos de los desafíos que identificaron 41 expertas y expertos en conservación, sistematización, interpretación y salvaguardia, durante el seminario organizado por la UNESCO, el Comité Mexicano de Memoria del Mundo y el Observatorio del Patrimonio Fotográfico Mexicano.

En ocho sesiones celebradas del 2 de octubre al 23 de noviembre, representantes de 28 instituciones analizaron las necesidades más apremiantes para la preservación de la memoria de la humanidad que se resguarda a través diversos archivos documentales y audiovisuales mexicanos, 14 de los cuales cuentan con registros en Memoria del Mundo a nivel internacional, 29 a nivel regional y 62 nacionales.

Para apuntalar este proceso de salvaguardia de los documentos análogos, audiovisuales y digitales, también es fundamental conseguir mayor inversión pública y privada para financiar procesos de selección, interpretación, prevención de riesgos y desastres y desarrollo de capacidades, subrayaron las y los expertos.

En la sesión de clausura del Seminario, “Patrimonio documental y memoria histórica”, Frédéric Vacheron, Representante de la Oficina en México de la UNESCO, hizo un llamado a visibilizar la función social del patrimonio. “Un patrimonio que fortalece el acceso al conocimiento, a la información, a la historia, a la verdad y a la justicia”.

Asimismo, Vacheron dijo que el resultado más importante de este Seminario es, sin duda, la red de alianzas que se han generado en favor de la memoria y de estos testigos de la historia que son el patrimonio documental y audiovisual del mundo.

Por su parte, la Presidenta del Comité Mexicano de Memoria del Mundo, Catherine Bloch, señaló que este seminario “representa un hito en la vida del Comité”, el cual está integrado por 20 voluntarios que laboran desde 20 años para promover el programa mundial defensor del patrimonio documental.

Fernando Osorio, Coordinador del Observatorio del Patrimonio Fotográfico Mexicano, recordó que, entre las conclusiones vertidas durante las ocho sesiones del Seminario, hay temas apremiantes como: la formación de cuadros con perfiles multidisciplinarios, un mayor seguimiento a la implementación de normas internacionales y nacionales, o incluso su diseño. Asimismo, el experto recomendó ampliar los conceptos de lo patrimonial y el legado y, sobre todo, buscar respuestas ante la obsolescencia tecnológica programada. Asimismo, dijo, es urgente desvincular la agenda del trabajo por el patrimonio de las agendas políticas.

En esta sesión de clausura del Seminario “Diálogos sobre el patrimonio audiovisual: riesgos y estrategias” participó el jefe de la Unidad de Patrimonio Documental (Memoria del Mundo) de la UNESCO, Fackson Banda, quien resaltó el trabajo que se ha realizado con la comunidad internacional para visibilizar y fortalecer el papel de las instituciones de memoria y del patrimonio documental, como insumo para la toma de decisiones respecto de la Pandemia de COVID-19.

“¿Cómo podría actuar el mundo ante la actual crisis sanitaria 19 sin el registro de los precedentes científicos, sin la documentación de pandemias anteriores o sin la posibilidad de acceder al conocimiento que se genera día con día, en diferentes partes del planeta? Los archivos documentales y audiovisuales han sido cruciales para formular las respuestas, fortalecer el bienestar psicosocial de la población y mantener la continuidad de la educación y la vida cultural”, señalo Banda.

El titular de los programas de Memoria recordó que, en abril, la UNESCO emitió la Declaración Convirtiendo la amenaza del COVID-19 en una oportunidad para un mayor apoyo al patrimonio documental, que gira en torno a cuatro ejes, a los que también atendió este Seminario:

  • ampliar la cooperación nacional e internacional en la preservación y accesibilidad del patrimonio documental;
  • promover una mayor inversión por los Estados Miembros en la preservación y la accesibilidad del patrimonio documental como cuestión de reducción y gestión de los riesgos de desastre;
  • que las instituciones de la memoria sean aún más accesibles para los investigadores, los encargados de formular políticas, los profesionales de los medios de comunicación, los científicos y la comunidad en general; e
  • impulsar que los encargados de formular políticas y la comunidad científica aprecien el valor de utilidad de las instituciones de memoria, como poseedoras de la memoria del mundo en todas sus manifestaciones, incluidas las pandemias y la respuesta del mundo a ellas.

Para el seminario, organizado en el marco del Día Internacional del Patrimonio Audiovisual (27 de octubre), la UNESCO en México desarrolló materiales de comunicación que para promover mayor consciencia sobre el papel del patrimonio documental y el patrimonio audiovisual, y exponer cómo permiten el diálogo entre la diversidad cultural, en diferentes épocas y lugares, como el video con motivo del Día Mundial del Patrimonio Audiovisual 2020, para el cual Fundación Televisa permitió el uso de segmentos de la película Los Olvidados, de Luis Buñuel.

Gran parte de las personas que laboran en campos relacionados con el patrimonio documental y audiovisual lo hacen pro bono, reconociendo en sus actividades un servicio para el bien público, por lo que se reitera la importancia de las donaciones a archivos, colecciones, museos y organizaciones.