Notas

Otras crisis se producirán si no se controlan las “megatendencias” mundiales, advierten economistas de las Naciones Unidas

18 de septiembre de 2020

Foto:

Cinco “megatendencias”  – el cambio climático, las desigualdades, la urbanización, los rápidos cambios demográficos y la revolución tecnológica – creadas por el ser humano seguirán dominando y frustrando los esfuerzos mundiales para poner al mundo en un camino más sostenible y próspero, a menos que se adopten ahora políticas urgentes para influir en ellas, advirtió hoy la Red de Economistas de las Naciones Unidas en un nuevo  informe.

Según el informe  “Shaping the Trends of Our Time”, sin una revisión de las actuales políticas demasiado desarticuladas, es muy improbable que no se alcancen los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, los objetivos mundiales a 15 años para mejorar la vida de las personas en todas partes.

Los economistas principales del sistema de las Naciones Unidas identificaron conjuntamente el cambio climático y la degradación de la naturaleza, las desigualdades, la urbanización, los rápidos cambios demográficos y la revolución tecnológica como las cinco “megatendencias” que conformarán nuestro mundo en el curso de este siglo. Según los autores del informe, el hecho de que sus repercusiones sean positivas o negativas en general dependerá de las políticas que se apliquen hoy en día.

El informe concluye que a cinco años de la aplicación del Programa de Desarrollo Sostenible, los progresos ya están fuera de rumbo y, en muchos casos, pueden incluso haberse invertido por la crisis de COVID-19. Los compromisos de política no se han traducido en medidas de política. La financiación sostenible está aumentando, pero no lo suficientemente rápido ni a la escala necesaria. “El cambio en nuestro comportamiento y mentalidad todavía no está a la altura de nuestras ambiciones de desarrollo sostenible”.

Publicado en vísperas del 75º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el informe de la Red de Economistas de las Naciones Unidas pide una nueva forma holística de diseñar políticas en los próximos 75 años.

En él se aboga por una mayor cooperación en ámbitos aparentemente no relacionados entre sí, como la digitalización, la planificación urbana y la producción de energía, que tradicionalmente se han abordado con demasiada frecuencia de forma aislada. Las actuales deficiencias -o los fallos manifiestos- de las políticas, advierten los autores del informe, darán lugar inevitablemente a repercusiones negativas de las megatendencias.

“En 2020, como resultado de COVID-19, el desarrollo humano mundial está destinado a disminuir por primera vez desde que se inició la medida. Pero como destaca este informe de megatendencias, la pandemia también ha desplazado la frontera de lo posible.

Ante la crisis, los países deben tomar decisiones audaces para ampliar rápidamente la protección social, invertir en una economía ecológica y cerrar la brecha digital.

El informe también hace una clara advertencia: la recuperación de la crisis no puede ser impulsada por un juego de suma cero de la economía contra el medio ambiente. Más bien, se trata de una oportunidad única en una generación de poner las cosas en orden entre las personas y el planeta”, dijo Achim Steiner, Administrador del PNUD.

Por ejemplo, decenios de políticas sostenidas y selectivas han contribuido a uno de los mayores cambios en las megatendencias de nuestra vida: los drásticos cambios en la población mundial. Desde un máximo del 2% en la década de 1960, el crecimiento anual medio de la población mundial se ha ralentizado hasta el 1% en la actualidad y se espera que cese por completo a finales de siglo.

La disminución asociada de las tasas de fecundidad puede favorecer una mayor igualdad entre los géneros, ya que las mujeres pasan menos tiempo de su vida en funciones de crianza y cuidado de los hijos. Por otra parte, el rápido envejecimiento de la población suscita preocupación por las limitaciones a la innovación, la productividad y el dinamismo macroeconómico.

Acceder al informe aquí

Leer la nota del informe en UNDP