Comunicado oficial

Palabras del Secretario General en la reunión de la Asamblea General sobre la situación en Oriente Medio y Palestina

20 de mayo de 2021

Foto: Naciones Unidas

Nueva York, 20 de mayo de 2021

Los últimos diez días han sido testigos de un aumento peligroso y terrible de la violencia mortal en el territorio palestino ocupado, en particular en Gaza, y en Israel.

Estoy profundamente consternado por los continuos bombardeos aéreos y de artillería de las Fuerzas de Defensa de Israel en Gaza. Al 19 de mayo, esto se había cobrado la vida de al menos 208 palestinos, incluidos 60 niños, y había herido a miles más.

También es inaceptable el continuo disparo indiscriminado de cohetes por parte de Hamas y otros grupos militantes hacia centros de población en Israel, que causaron al menos 12 muertes, incluidos dos niños, y cientos de heridos.

Mi corazón está hoy con las víctimas y sus seres queridos.

La lucha debe cesar de inmediato. Hago un llamamiento a todas las partes para que cesen las hostilidades ahora y reitero mi llamamiento a todas las partes para un alto el fuego inmediato.

Las hostilidades han causado graves daños a la infraestructura civil vital en Gaza, incluidas carreteras y líneas eléctricas, lo que ha contribuido a una emergencia humanitaria. Se han cerrado los cruces hacia Gaza y la escasez de energía está afectando el suministro de agua.

Cientos de edificios y casas han sido destruidos, dañados o inhabilitados. Los ataques aéreos han dañado varios hospitales, que ya estaban escasos de suministros debido a años de cierres debilitantes exacerbados por la pandemia de COVID-19.

La lucha ha dejado a miles de palestinos sin hogar y ha obligado a más de cincuenta mil personas a abandonar sus hogares y buscar refugio en las escuelas, mezquitas y otros lugares de la UNRWA con poco acceso a agua, alimentos, higiene o servicios de salud.

Me horrorizaron los informes de que nueve miembros de una familia fueron asesinados en el campo de refugiados de al-Shati.

Si hay un infierno en la tierra, es la vida de los niños de Gaza hoy.

La destrucción de las oficinas de los medios de comunicación y el asesinato de un periodista en Gaza son sumamente preocupantes. Los periodistas deben poder realizar su trabajo esencial, incluso en las zonas de conflicto, sin temor a sufrir ataques y acoso. Deben ser protegidos y respetados.

Estoy profundamente consternado por los daños sufridos por las instalaciones de las Naciones Unidas en Gaza. Los locales de las Naciones Unidas son inviolables, incluso durante los conflictos armados. Las instalaciones humanitarias deben ser respetadas y protegidas.

Los organismos de las Naciones Unidas y nuestros socios continúan brindando ayuda al pueblo de Gaza.

UNRWA está proporcionando agua potable, saneamiento y generadores de electricidad para quienes se refugian en sus escuelas, mientras que el Programa Mundial de Alimentos ha proporcionado cupones electrónicos a 74.000 personas en Gaza.

El Secretario General Adjunto Mark Lowcock y yo lanzaremos un llamamiento humanitario completo para obtener fondos lo antes posible y, mientras tanto, para satisfacer las necesidades inmediatas, estoy trabajando en una asignación del Fondo Central de Respuesta a Emergencias y el Coordinador Humanitario tiene la intención de liberar 14 millones de dólares del Fondo Humanitario para los Territorios Palestinos Ocupados.

Insto a los donantes a cumplir con las promesas que han hecho.

El acceso a los bienes humanitarios es primordial. Los ataques de grupos militantes en áreas que rodean los puntos de cruce son inaceptables.

Al mismo tiempo, Israel tiene el deber de permitir y facilitar el acceso rápido y sin obstáculos de ayuda humanitaria, incluidos alimentos, combustible y suministros médicos, a Gaza.

Mientras tanto, cohetes disparados por militantes en Gaza han llegado hasta Tel Aviv y sus suburbios y el aeropuerto Ben Gurion, cobrando vidas civiles, causando cientos de heridos y dañando propiedades residenciales y comerciales.

Incluso las guerras tienen reglas. En primer lugar, se debe proteger a los civiles.

Los ataques indiscriminados y los ataques contra civiles y propiedad civil son violaciones de las leyes de la guerra.

También lo son los ataques contra objetivos militares que causan pérdidas desproporcionadas de vidas civiles y lesiones a civiles.

No hay justificación, incluido el contraterrorismo o la legítima defensa, para que las partes en conflicto abdiquen de sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario.

Insto a las autoridades israelíes a respetar las leyes que rigen los conflictos armados, incluido el uso proporcionado de la fuerza. Les pido que ejerzan la máxima moderación en la conducción de las operaciones militares.

Asimismo, insto a Hamas y a otros grupos militantes a que detengan el lanzamiento indiscriminado de cohetes y morteros desde barrios civiles densamente poblados hacia centros de población civil en Israel, también en clara violación del derecho internacional humanitario. Las zonas civiles densamente pobladas no deben utilizarse con fines militares.

Pero, sobre todo, lo que debemos —y repito mi llamamiento— lo que debemos lograr es un alto el fuego inmediato.

También me preocupa profundamente la continuación de los enfrentamientos violentos entre las fuerzas de seguridad israelíes y los palestinos en la Cisjordania ocupada, incluida Jerusalén Oriental, donde varias familias palestinas están bajo amenaza de desalojo. Estos acontecimientos fueron precedidos por semanas de tensión, incluso en torno a los lugares sagrados.

Insto a Israel a que ponga fin a las demoliciones y los desalojos en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, de conformidad con sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario y de derechos humanos.

Todas las actividades de asentamiento, incluidos los desalojos y las demoliciones, son ilegales según el derecho internacional.

Jerusalén es una ciudad santa para tres religiones del mundo. Subrayo que el statu quo en los Lugares Santos debe mantenerse y respetarse.

En Israel, la violencia comunitaria y la retórica incendiaria han añadido una dimensión más preocupante a la crisis. Esta violencia localizada ha disminuido durante la semana pasada, y felicito a los líderes de la comunidad judía y árabe y a las organizaciones de la sociedad civil por sus contribuciones positivas a la paz.

Además, con cada día que pasa, aumenta el riesgo de que la violencia se extienda más allá de Israel y el Territorio Palestino Ocupado. Este conflicto crea un entorno propicio para la explotación por parte de radicales y extremistas. Debemos evitar a toda costa la aparición de un nuevo lugar de peligrosa inestabilidad en la región.

Es imperativo que logremos la reducción de la escalada para evitar una crisis humanitaria y de seguridad transfronteriza incontenible.

Los funcionarios de las Naciones Unidas, incluido mi Coordinador Especial para el Proceso de Paz del Oriente Medio y yo mismo, estamos realizando amplios esfuerzos diplomáticos dentro de la región, incluso con Egipto, Jordania y Qatar, y con socios clave de la comunidad internacional, para alentar a todas las partes a detener la violencia.

Estamos colaborando directamente con las partes en conflicto, incluido Hamas, en nuestros esfuerzos por lograr el fin de las hostilidades.

Encomio los esfuerzos en curso de los Estados Miembros encaminados a alentar a todas las partes a que actúen con moderación, reduzcan las tensiones, eviten más víctimas civiles y logren el cese de las hostilidades.

Hago un llamamiento a todos los miembros de la comunidad internacional para que hagan todo lo que esté a su alcance para permitir que las partes en conflicto se alejen del borde.

Y pido a las propias partes que permitan que se intensifiquen los esfuerzos de mediación para poner fin a los combates.

Estos horribles acontecimientos no se produjeron de forma aislada. Deben considerarse en el contexto de décadas de ocupación militar, estancamiento político, agravios y desesperanza, y una incapacidad para abordar las cuestiones fundamentales en el centro del conflicto.

Sabemos demasiado bien que la violencia engendra violencia. La muerte, el sufrimiento y la destrucción desmedidos de los últimos diez días solo sirven para impulsar la perspectiva de una paz sostenida en el futuro.

Un proceso de paz revitalizado es el único camino hacia una solución justa y duradera.

Es imperativo que mantengamos viva esta visión a largo plazo. Comienza reemplazando la ira y la desilusión con la esperanza de un futuro en el que tanto palestinos como israelíes vivan uno al lado del otro, en paz y seguridad.

Debemos trabajar hacia la reanudación de las negociaciones que abordarán el estatus de Jerusalén y otras cuestiones del estatus final; poner fin a la ocupación; y permitir la realización de una solución de dos Estados sobre la base de las líneas de 1967, las resoluciones de la ONU, el derecho internacional y los acuerdos mutuos, con Jerusalén como capital tanto de Israel como de Palestina.

Las Naciones Unidas están profundamente comprometidas a trabajar con israelíes y palestinos, y con nuestros socios internacionales y regionales, incluso a través del Cuarteto de Oriente Medio, para lograr una paz justa y duradera.

Solo renovando nuestro compromiso y redoblando nuestros esfuerzos hacia una solución negociada podremos poner fin definitivamente a esta cruel violencia y este odio.

Gracias.