Noticias

Para garantizar un futuro de igualdad, las niñas necesitan acceso equitativo a herramientas e información digitales

11 de octubre de 2021

Foto: UNFPA

En el Día Internacional de la Niña, el UNFPA pide a las y los dirigentes que velen por que las niñas sean empoderadas no sólo en sus comunidades sino también en el mundo digital. 

Nueva York, 11 de octubre de 2021 (UNFPA) — Las tecnologías digitales están impulsando un crecimiento explosivo, la innovación y la conexión en todo el mundo, pero estas herramientas también están creando nuevos tipos de desigualdades.

Las adolescentes tienen menos probabilidades de utilizar Internet y, en algunos países, el uso de Internet por parte de los niños cuadruplica el índice de uso de las niñas. Las niñas también tienen menos probabilidades que los niños de poseer teléfonos celulares.

Algunas personas pueden percibir los obstáculos al uso de estas tecnologías como protección contra los depredadores en línea. Sin embargo, alejar a las niñas de las herramientas digitales sólo limita su acceso a información y servicios esenciales, al tiempo que les roba la capacidad de tomar decisiones informadas para sí mismas, sus cuerpos y su futuro.

El 11 de octubre, Día Internacional de la Niña, el UNFPA pide a las y los dirigentes que velen por que las niñas sean empoderadas no sólo en sus comunidades sino también en el mundo digital. Esto significa ampliar el acceso a estas tecnologías y garantizar salvaguardias para prevenir la explotación y el abuso. 

“En lugar de tolerar un mundo digital que simplemente refuerce la desigualdad, debemos utilizar estas herramientas para poner fin a las disparidades de poder de las niñas. Debemos aplicar estas tecnologías para ayudar a las niñas a lograr sus derechos y asegurar su autonomía corporal”, señaló la Directora Ejecutiva del UNFPA, Dra. Natalia Kanem, en una declaración que observaba el día. 

Alejar a las niñas de las herramientas digitales sólo limita su acceso a información y servicios esenciales, al tiempo que les roba la capacidad de tomar decisiones informadas para sí mismas, sus cuerpos y su futuro.

En todo el mundo, el UNFPA está trabajando con las niñas para desarrollar instrumentos digitales que proporcionen información y servicios de salud sexual y reproductiva a las personas más necesitadas.  

Información que empodera

Según datos recientes, sólo un 55% de las niñas y las mujeres pueden tomar sus propias decisiones sobre el sexo, la anticoncepción y la atención de la salud, y muy pocas adolescentes tienen acceso a una educación sexual integral.

“Debido al limitado conocimiento de la planificación familiar y el acceso a los servicios, niñas como yo quedamos embarazadas temprano”, planteó Enkhmaa Baatarkhuu, de 18 años, en Mongolia, quien abandonó la escuela después de haber quedado embarazada en el décimo grado. 

Las herramientas digitales pueden ayudar a llenar estos vacíos. La Sra. Baatarkhuu ayudó recientemente al UNFPA a probar un chatbot llamado Mandukhai, que ayuda a las y los usuarios a encontrar información y servicios de salud sexual y reproductiva.

“Necesitamos consejeros como Mandukhai”, recalcó la Sra. Baatarkhuu, “para tener acceso a información y poder tomar decisiones informadas”.

Sólo 55% de las niñas y las mujeres pueden tomar sus propias decisiones sobre sexo, anticoncepción y atención de la salud; muy pocas adolescentes tienen acceso a una educación sexual integral.

El asesoramiento sin prejuicios proveniente de fuentes digitales también está marcando la diferencia en los Estados árabes, donde el UNFPA ha presentado a una embajadora digital denominada Mariam.

Mariam es una persona digital diseñada para animar a las y los jóvenes a hablar abierta y honestamente sobre cuestiones sensibles que tuvo contacto con niñas con una encuesta que reveló una necesidad seria de educación sobre la menstruación. 

Una campaña de seguimiento ayudó a disipar mitos comunes y a mejorar el estigma de la menstruación.

“La menstruación es una cuestión de salud que debe abordarse abiertamente”, comentó una usuaria como parte del intercambio.

Llegar a quienes están en crisis

“Mi plan para el futuro es continuar trabajando en aplicaciones y programas que ayuden a las niñas y las mujeres”,
Azra Komarica,
dirigente del proyecto Mi vida cíclica.

Las niñas también están recibiendo información precisa sobre la salud a través de herramientas como Alapon, una línea de ayuda en Bangladesh que responde a preguntas de salud y proporciona apoyo psicosocial.

Las y los consejeros de Alapon también organizan sesiones semanales en Facebook Live para responder preguntas de los adolescentes. 

El servicio, apoyado por el UNFPA y el Ministerio de Educación de Bangladesh, está dirigido a niñas vulnerables y afectadas por la crisis.

Tras el paso del ciclón Amphan, por ejemplo, una chica llamada Sadia aprendió sobre Alapon a partir de un kit de higiene femenina entregado a sobrevivientes de la tormenta. Alapon también proporciona información, en idioma local, en los campos de refugiados de Cox’s Bazar.

Sadia dice que Alapon tiene el poder de cambiar vidas. Foto: UNFPA Bangladesh

“Espero que Alapon ayude a reducir el estigma social”, confesó Sadia. “También podríamos prevenir los matrimonios infantiles”.

El matrimonio temprano puede generar muchos tipos de daño:  embarazo precoz, pérdida de educación e incluso abuso.

De hecho, una plataforma digital en la India permitió a una chica llamada Ragini hacer precisamente eso. 

Ragini es voluntaria de Naubat Bajawith, un servicio de telefonía móvil que responde preguntas sobre salud y derechos humanos. De modo que cuando se enteró de que una niña de 14 años de su comunidad estaba a punto de casarse con un hombre de 40 años, ya sabía todo sobre los daños que podían sobrevenir: desde el embarazo precoz hasta la pérdida de educación e incluso el abuso.

“La chica me dijo que no quería casarse y quería estudiar”, contó Ragini, pero su familia temía una reacción violenta si ella hablaba.

“Mi madre dijo que no podíamos levantar nuestra voz porque nos resultará difícil vivir en la comunidad si lo hacíamos”.

Sin desanimarse, Ragini planteó la cuestión en su escuela, que alertó a las autoridades. Se detuvo el matrimonio de la niña y se ocultó el rol de Ragini en la intervención para de ese modo protegerla.

“Ahora está estudiando”, dijo Ragini.

Azra planea continuar desarrollando herramientas digitales para apoyar a mujeres y niñas. Foto: Cortesía de Azra Komarica.

Diseñando un futuro más brillante

Las niñas no sólo usan estas herramientas, sino que las crean. 

En Europa Oriental, el UNFPA (junto con la empresa socialmente responsable Violeta d.o.o. y los asociados locales Mozaik y el Centro de Derechos Humanos de Belgrado) presentó el Laboratorio de avance de las niñas, que pidió a las niñas de Bosnia y Herzegovina y Serbia que crearan soluciones a la desigualdad de género.

El Laboratorio ofrece actualmente apoyo, incluido financiamiento, tutoría y otros recursos, a 19 proyectos presentados por niñas de 13 a 19 años, todos los cuales han avanzado a través de rigurosos ejercicios de selección y presentación. 

Azra Komarica, de 19 años, es una de las dirigentes de un proyecto llamado Mi vida cíclica, que ofrece información precisa sobre la menstruación, y recalca que la experiencia la ha inspirado. 

“Mi plan para el futuro es continuar trabajando en aplicaciones y programas que ayuden a las niñas y las mujeres”, dijo al UNFPA. “Me gustaría enviar un mensaje a todas las niñas para que utilicen su potencial”.