Noticias

Personal de Naciones Unidas en México refrenda su compromiso con la formalización laboral y el acceso a la seguridad social de las personas trabadoras del hogar

25 de marzo de 2021

Foto: CINU México

*Personal de Naciones Unidas en México sostuvo una reunión donde se brindó información para que puedan, como empleadores, cumplir con sus responsabilidades con las personas trabajadoras del hogar en el marco del convenio 189 de la OIT, que entrará en vigor el próximo 3 de julio.

Esta mañana funcionarias y funcionarios del Sistema de las Naciones Unidas en México asistieron a una reunión virtual para conocer a detalle el proceso que, como empleadores, deben seguir para poder garantizar los derechos laborales de las y los trabajadores del hogar.

La reunión fue convocada por la oficina para México y Cuba de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ONU Mujeres México y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en México y se contó también con la presencia de representantes del Sindicato Nacional de Trabajadoras y Trabajadores de Hogar (SINACTRAHO), de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STYPS) y del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Peter Grohmann, Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas en México dio la bienvenida y enfatizó que al ser personas vinculadas a Naciones Unidas, existe un compromiso especial con el cumplimiento de las obligaciones para con las y los trabajadores del hogar.

Recordó que el Estado mexicano ratificó el Convenio 189 de la OIT y que éste entrará en vigor el próximo 3 de julio. A través de este convenio, dijo, México se comprometió a promover el trabajo decente para las personas trabajadoras domésticas.  

“Las y los funcionarios de Naciones Unidas en México tenemos una responsabilidad respecto al cumplimiento de dichas obligaciones no sólo por ser congruentes con los mandatos y principios de la ONU, sino para contribuir con el objetivo de promover la formalización laboral y el acceso de la seguridad social de un sector sistemáticamente vulnerado y excluido como es el de las trabajadoras del hogar”.

En este sentido, Belén Sanz, Representante en México de ONU Mujeres recordó que se estima que hay alrededor de 2,3 millones de trabajadoras y trabajadores domésticos en México, donde la mayoría son mujeres, muchas en situación de vulnerabilidad, indígenas, afrodescendientes y del área rural.

“9 de cada 10 trabajadores domésticos son mujeres y las mujeres que se dedican a estos empleos históricamente han enfrentado enormes desafíos como la falta de reconocimiento de su trabajo en el hogar como un trabajo con todos los derechos que deben estar garantizados y desde luego la crisis por COVID-19 también nos ha demostrado cómo esta falta de protección y garantía de derechos ha tenido un gran impacto en las personas trabajadoras del hogar”.

Recordó que las Naciones Unidas han hecho una serie de recomendaciones relativas al trabajo doméstico remunerado entre las que se encuentran el impulso de medidas para garantizar la retención de empleos en el trabajo doméstico, sobre todo a raíz de la pandemia; ampliar y promover las prestaciones por desempleo para trabajadoras del hogar; elaborar protocolos de salud y seguridad que atiendan las especificidades del sector del trabajo del hogar remunerado y garantizar la cobertura de salud para todas las trabajadoras del hogar.

“En este sentido me interesa mucho resaltar que tenemos la fortuna de poder implementar en México un programa conjunto con la OIT, FAO y ONU Mujeres para avanzar en el cierre de brechas en la protección social en México y parte de este programa se centra en apoyar a México en el desarrollo de una política nacional de cuidados, así como difundir y acompañar los esfuerzos del Estado mexicano para garantizar la progresiva cobertura de los derechos de las trabajadoras del hogar”.

Al respecto, Pedro Américo Furtado de Oliveira, Director de la Oficina de la OIT para México y Cuba, recordó que como personas empleadoras tenemos una gran oportunidad de contribuir para fortalecer la cultura de defensa y la protección de los derechos de las personas trabajadoras del hogar.

Detalló que cerca de 60 mil personas trabajadoras del hogar perdieron sus empleos por la pandemia de COVID-19 y otras muchas han tenido un fuerte impacto en sus salarios que se han reducido, además de las condiciones en que están trabajando en las que en muchos casos no se garantiza la seguridad necesaria ni se respetan las horas laborales.

Lina Pohl Alfaro, Representante de la FAO en México reiteró que es urgente garantizar  los derechos de este sector y que las personas que están trabajando en los hogares gocen de las mismas condiciones de seguridad social que otros sectores, sobre todo por el enorme aporte que hacen a la sociedad”.

En esta reunión, por parte del SINACTRAHO participó Norma Palacios, quien detalló la situación que viven las trabajadoras del hogar por la pandemia. Por eso hizo un llamado a todas las personas empleadoras a cumplir con sus obligaciones.

“Ellas todos los días viven la desigualdad y esto las limita o nos limita para poder acceder a una vida y a un trabajo digno y México tiene una gran oportunidad para eliminar estas brechas y esto se transforma también en responsabilidad”.

Necesitamos, dijo, que hoy los empleadores se comprometan más, que el Gobierno también se comprometa más, pero que nosotras también como organización sindical nos comprometamos más para que logremos avancemos en el tema de la seguridad social y que este pueda alcanzar a más trabajadoras del hogar.  

Señaló que muchas compañeras se quedaron desempleadas por esta pandemia porque sus empleadores las mandaron a sus casas y esto ha tenido un impacto en sus ingresos ya que la mayoría de sus compañeras son jefas de familia.

“Después de relaciones muy largas de trabajo ellas simplemente ya no han tenido contacto con sus empleadores, sólo dejaron de responder sus mensajes. Además, por la misma situación se les exige que tengan más cuidado, pero no siempre tienen las herramientas de protección para para realizar sus actividades y ahí cobra mayor relevancia la necesidad de que puedan tener acceso a la seguridad social”.

Por otra parte, Omar Nacif Fuentes, Director General de Previsión Social de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social señaló que el objetivo es lograr la dignificación del trabajo de este sector. Explicó a las y los asistentes, las reformas a la Ley Federal del Trabajo y sobre las responsabilidades que deben cumplir las personas empleadoras como contar con un contrato por escrito, pago de vacaciones, aguinaldo, días de descanso, la indemnización, entre otras.

Finalmente, Luis Gerardo Magaña, Titular de la Unidad de Incorporación al Instituto Mexicano del Seguro Social, relató algunos resultados de la prueba piloto para que las personas trabajadoras del hogar pudieran darse de alta y algunos cambios relevantes.

“En la primera fase las personas trabajadoras eran las responsables de hacer su registro en la aplicación,  lo que hicimos fue hacer un corte de caja,  evaluar cómo había funcionado la prueba, retomar las observaciones propuestas de mejora y derivado de todo eso, decidimos llevar a cabo una mejora en el aplicativo que llamamos fase dos  y el cambio consiste en que ahora, reconociendo esa relación obrero patronal, la obligación recae en el patrón respecto del registro de la persona trabajadora del hogar ahora en la aplicación”.

Destacó que se trata de un proceso muy sencillo y llamó a las personas a visitar el micrositio ubicado en la página del IMSS.

Las personas asistentes expresaron sus dudas y comentarios para poder implementar a la brevedad este proceso y garantizar a las personas trabajadoras del hogar que han empleado los derechos que la ley les confiere y ser congruentes con el mandato de la Agenda2030 de no dejar a nadie atrás.