Noticias

Pide CEPAL, crear una agencia pública calificadora de deuda

29 de junio de 2021

Foto: CEPAL

América Latina y el Caribe es la región más endeudada del mundo en desarrollo. Es necesario que también haya obligaciones para los acreedores privados. La estabilidad financiera es un bien público global. 

Ciudad de México, 29 de junio de 2021 (CEPAL) — Es hora de que los países de ingreso medio sean parte de las iniciativas de alivio de la deuda para una recuperación verde e inclusiva, dijo hoy Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), durante la conferencia internacional Alivio de la deuda para una recuperación verde e inclusiva, organizada por la Fundación Heinrich Böll, el Centro de Finanzas Sostenibles de SOAS, Universidad de Londres y el Centro de Políticas de Desarrollo Global de la Universidad de Boston.

“Aspiramos a un nuevo mecanismo multilateral global de reestructuración de la deuda. Necesitamos construir una nueva arquitectura a nivel intergubernamental, que incluya una agencia pública de calificación. Tenemos que repensar todo el mecanismo de reestructuración de la deuda”, planteó.

Bárcena fue una de las oradoras principales del evento virtual en el que se dio a conocer el documento Debt Relief for a Green & Inclusive Recovery: Securing Private Sector Participation and Policy Space for Sustainable Development (Alivio de la deuda para una recuperación verde e inclusiva: Asegurar la participación del sector privado y el espacio político para el desarrollo sostenible).

Durante su intervención, la máxima representante de la CEPAL llamó la atención sobre la urgente necesidad de cerrar las asimetrías a nivel global, tanto las de salud (relacionadas con el acceso a las vacunas), como las asociadas al cambio climático y al acceso a financiamiento.

Bárcena destacó que el documento presentado por las tres instituciones organizadoras “hace una contribución muy útil e innovadora” a la discusión sobre el problema de la deuda en los países en desarrollo, agravada por la crisis del COVID-19, y que “está en línea con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con el Acuerdo de París sobre el cambio climático y con las visiones de la CEPAL”.

“Nos alegra que el documento incluya la Iniciativa de Canje de Deuda por Adaptación al Cambio Climático y el Fondo de Resiliencia del Caribe propuestos por la CEPAL”, especificó la alta funcionaria. “Estamos avanzando en casos de estudio en países como Antigua y Barbuda, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas que pueden ser muy útiles para futuros trabajos al respecto”, compartió.

América Latina y el Caribe es la región más endeudada del mundo en desarrollo: la deuda total del gobierno central es del 79% del PIB y la deuda externa total del gobierno central es del 56% del PIB, indicó Bárcena.

La región también tiene el mayor servicio de la deuda externa en relación con las exportaciones de bienes y servicios (59% del PIB), recordó. Esto está afectando especialmente a las pequeñas economías del Caribe, donde el sector del turismo se ha derrumbado producto de la pandemia del COVID-19, explicó.

La falta de cooperación internacional durante la crisis, especialmente hacia los países de ingresos medios, es una de las razones por las que los niveles de deuda han aumentado considerablemente, sostuvo la máxima representante de la CEPAL.

Los países de ingreso medio representan el 75% de la población mundial, el 30% de la demanda agregada del mundo y el 96% de la deuda de los países en desarrollo, excluyendo a China e India, detalló.

No obstante, en función de su PIB pér cápita, la mayoría de estos países están excluidos de las iniciativas de alivio de la deuda y de aumento de la liquidez. “Esto ignora el hecho de que los países de renta media se caracterizan por tener altos niveles de desigualdad y por compartir vulnerabilidades con los países de bajos ingresos”, enfatizó.

A la fecha, solo cuatro países de América Latina y el Caribe (Dominica, Granada, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas, todos del Caribe) participan en la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI, por sus siglas en inglés), reveló.

“Necesitamos una redistribución de la liquidez desde los países desarrollados a los países en desarrollo. No solo se trata de expansión sino también de redistribución”, recalcó.

Bárcena también alertó sobre el incremento en los niveles de deuda observado en las empresas del sector productivo (tanto públicas como privadas).

En este marco, dijo, la CEPAL ha planteado que todas las economías altamente endeudadas deberían beneficiarse del alivio de la deuda o de las moratorias, y que aquellas economías con deuda a corto plazo o con elevada carga del servicio de la deuda también deberían acceder a alguna reducción, entre ellos, los pequeños estados insulares en desarollo del Caribe (SIDS, por sus siglas en inglés) y los países de América Central.

“Cualquier iniciativa exitosa de alivio/reestructuración de la deuda requiere cambios en la arquitectura internacional de la deuda. Es necesario que también haya obligaciones para los acreedores privados. La estabilidad financiera es un bien público global”, insistió.

Finalmente, Bárcena indicó que, para avanzar realmente en una recuperación verde e inclusiva, es necesario impulsar sectores y proyectos que no solo sean sostenibles ambientalmente, sino que también generen un número significativo de empleos de calidad. La CEPAL ha calculado, por ejemplo, que si América Latina y el Caribe transita hacia las energías renovables puede reducir en un 30% sus emisiones de CO2 y crear cerca de 7 millones más de empleos, subrayó.

En el evento participaron Shamshad Akhtar, Presidenta del Board of Pakistan Stock Exchange y Presidenta del Board of Directors of Karandaaz Pakistan; Kevin P. Gallagher, Director del Centro de Políticas de Desarrollo Global de la Universidad de Boston; Stephany Griffith Jones, Directora del Programa de Mercados Financieros de la Iniciativa para el Diálogo Político de la Universidad de Columbia; Moritz Kraemer, Economista Jefe del CountryRisk.io y Senior Fellow en SOAS, Universidad de Londres; y Ulrich Volz, Director del Centro de Finanzas Sostenibles de SOAS, Universidad de Londres

Junto a Bárcena, expusieron como oradores principales Louis Kasekende, Director Ejecutivo del Macroeconomic and Financial Management Institute of Eastern and Southern Africa; y José Antonio Ocampo, Profesor de la Universidad de Columbia.