Otros

Un futuro sin cáncer cervicouterino

17 de noviembre de 2020

Foto: OMS/N. Lkhagvasuren

Ginebra, 17 de noviembre de 2020: La Estrategia mundial de la Organización Mundial de la Salud para acelerar la eliminación del cáncer cervicouterino, presentada hoy, describe tres pasos clave: vacunación, detección y tratamiento.

La implementación de estos tres pasos  podría reducir más del 40 por ciento de los casos nuevos de la enfermedad y las 5 millones de muertes relacionadas para el 2050.

Este año representa un hito histórico porque marca la primera vez que 194 países se comprometen a eliminar el cáncer, tras la adopción de una resolución en la Asamblea Mundial de la Salud.

El cumplimiento de los siguientes objetivos para 2030 colocará a todos los países en el camino hacia la eliminación:

● 90% de las niñas completamente vacunadas con la vacuna contra el VPH a los 15 años

● El 70% de las mujeres se hicieron pruebas de detección mediante una prueba de alto rendimiento a los 35 años y nuevamente a los 45.

● El 90% de las mujeres identificadas con enfermedad del cuello uterino reciben tratamiento (el 90% de las mujeres con precáncer tratadas y el 90% de las mujeres con cáncer invasivo tratado).

La estrategia también enfatiza que invertir en las intervenciones para cumplir con estos objetivos puede generar beneficios económicos y sociales sustanciales. Se estima que se devolverán a la economía 3,20 dólares EE.UU. por cada dólar invertido hasta 2050 y más allá, debido al aumento de la participación de las mujeres en la fuerza laboral.

La cifra aumenta cuando se consideran los beneficios de la mejora de la salud de la mujer en las familias, comunidades y sociedades. “Eliminar cualquier cáncer hubiera parecido un sueño imposible, pero ahora tenemos las herramientas rentables y basadas en pruebas para hacer realidad ese sueño”, dijo el Director General de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“Pero solo podemos eliminar el cáncer cervicouterino como un problema de salud pública si combinamos el poder de las herramientas que tenemos con una determinación implacable de ampliar su uso a nivel mundial”.

Es una enfermedad prevenible. También es curable si se detecta a tiempo y se trata adecuadamente. Sin embargo, es el cuarto cáncer más común entre las mujeres a nivel mundial.

Sin tomar medidas adicionales, se espera que el número anual de nuevos casos de cáncer cervicouterino aumente de 570 mil a 700 mil entre 2018 y 2030, mientras que se prevé que el número anual de muertes aumente de 311 mil  a 400 mil.

En países de ingresos medios, su incidencia es casi el doble y sus tasas de mortalidad tres veces superiores a las de los países de ingresos altos. “La enorme carga de mortalidad relacionada con el cáncer cervicouterino es una consecuencia de décadas de negligencia por parte de la comunidad sanitaria mundial. Sin embargo, el guión se puede reescribir ”, dice la Subdirectora General de la OMS, Dra. Princess Nothemba (Nono) Simelela.

 A través de un compromiso global compartido con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y sin dejar a nadie atrás, los países del mundo están forjando un nuevo camino para acabar con este tipo de cáncer.

Sin embargo, la estrategia se lanza en un momento difícil. La pandemia de COVID-19 ha planteado desafíos para prevenir las muertes por cáncer, incluida la interrupción de los servicios de vacunación, detección y tratamiento; cierres fronterizos que redujeron la disponibilidad de suministros y que impiden el tránsito de ingenieros biomédicos capacitados para el mantenimiento de equipos; nuevas barreras que impiden que las mujeres de las zonas rurales viajen a los centros de derivación para recibir tratamiento; y cierres de escuelas que interrumpen los programas escolares de vacunas.

En la medida de lo posible, la OMS insta a todos los países a garantizar que la vacunación y el tratamiento puedan continuar de forma segura, con todas las precauciones necesarias. “La lucha contra el cáncer de cuello uterino es también una lucha por los derechos de la mujer: el sufrimiento innecesario causado por esta enfermedad prevenible refleja las injusticias que afectan de manera única a la salud de las mujeres en todo el mundo”, dice la Dra. Princess Nothemba Simelela. “Juntos, podemos hacer historia para garantizar un futuro sin cáncer de cuello uterino”.

El lanzamiento se celebra con un día de acción en todo el mundo, mientras los ministerios de salud, los socios y los defensores del cáncer participan en actividades para mejorar el acceso a la prevención y el tratamiento del cáncer para niñas y mujeres.

En todo el mundo, los monumentos se iluminan con el verde azulado, desde las Cataratas del Niágara en América del Norte hasta The Dubai Frame y los horizontes de las ciudades de Australia.