Notas

Una Agenda impulsada por las personas Un artículo de Mitchell Toomey, Director de UN SDG Action Campaign.

31 de mayo de 2016

Foto: ONU México / México, 2015

En septiembre del año pasado el mundo fue testigo de un momento histórico, en el que líderes de los Estados miembro de las Naciones Unidas ratificaron por unanimidad una audaz y ambiciosa Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Este acuerdo surgió no sólo de negociaciones al interior de la ONU, sino de una consulta global que incluyó a más de diez millones de personas y miles de organizaciones de la sociedad civil (OSC), en gran medida a través de la encuesta My World 2015. La mezcla entre antiguas y nuevas técnicas abrió el proceso de negociación, convirtiéndolo en un intenso intercambio de experiencias, conocimientos y formas de organización que nutrió el espacio público y contagió a los países de energía y entusiasmo, resultando en una agenda compleja, ambiciosa y de gran alcance.

 

Los ODS llevan en su ADN el sentido de apertura e inclusión, y son estas mismas características las que van a impulsar a los Estados a que cumplan con los objetivos. La visión compartida de los ODS se pondrá a prueba una vez que los gobiernos inicien el proceso de implementación. Al mismo tiempo, para no dejar a nadie atrás, es de suma importancia abrir espacios para aquella gama de actores que van más allá de los que tradicionalmente están involucrados en los procesos de toma de decisiones relacionadas con el desarrollo. A través de la encuesta My World se contó con  una participación masiva de jóvenes de todo el mundo (más del 70% de los encuestados eran menores de 30 años), por lo que es necesario aprovechar estos grupos no solo para debatir lo que la agenda debe ser sino para dirigirla más allá, promoviendo la innovación y movilización de nuevos actores.

 

Para alcanzar los ODS, cada país tendrá que efectuar sus propias políticas de acuerdo a sus prioridades nacionales, y la ONU está dispuesta a acompañar y apoyar a los estados en este proceso. Estamos convencidos de que el resultado de las negociaciones internacionales que condujeron a la Agenda 2030 puede servir también como modelo para su implementación participativa. Sin embargo, en los países en los que la participación ciudadana ha sido limitada o restringida se encontraran obstáculos para una ejecución inclusiva, mientras que aquellos que cuentan con OSC activas y con buenos recursos tendrán una clara ventaja en un proceso que, por diseño, requiere la activación de todos los sectores de la sociedad.

 

Los ODS fueron diseñados para ser interdependientes. Si bien es necesario hacer esfuerzos para lograr cada meta y objetivo, el éxito integral sólo se producirá cuando se cumplan las interdependencias con un enfoque colaborativo. Emplear los Objetivos como un marco unificador, permitirá que segmentos de la sociedad que históricamente no han colaborado tengan una nueva oportunidad de encontrar maneras de trabajar juntos. Las lecciones aprendidas del proceso de redacción para los objetivos deben darnos la confianza de que los procesos inclusivos, junto con los avances de la tecnología en comunicaciones y datos, pueden ayudarnos a superar los cuellos de botella tradicionales y conflictos que en el pasado han obstaculizado el desarrollo.

 

Las OSC tienen derecho a estar orgullosas de su papel en la redacción de los Objetivos. Incluso debe otorgarse una invitación abierta a participar en la implementación de manera concreta y organizada. Los ODS servirán como un reto continuo. Por nuestra parte, estamos construyendo el siguiente capítulo del proyecto My World para fomentar el compromiso continuo de la gente y la sociedad civil en el seguimiento del progreso, la adaptación de la agenda y la construcción de un programa de rendición de cuentas; todo ello inspirado en la historia del origen de los ODS, que sirve como un vivo recordatorio y testimonio del poder de la verdadera participación abierta.

Mitchell Toomey
Director, UN SDG Action Campaign
Publicado en inglés el 24 de mayo del 2016 en Disrupt & Innovate, un proyecto de International Civil Society Centre.