Notas

Una experiencia inolvidable Voluntariado en línea de la ONU

5 de diciembre de 2016

Foto: ONU México, 2016

El voluntariado de “carne y hueso” es algo que siempre estuvo presente en mi vida, y desde hace un par de años decidí incursionar en actividades de voluntariado en línea. El motor detrás de todo esto es la posibilidad de aportar a diversas iniciativas, y sumar experiencia en mi profesión como traductora de inglés. En cada uno de los trabajos de voluntariado en línea, me puse la camiseta (como diríamos en Argentina) de las iniciativas que me convocaban, y a su vez, cada una ellas dejaron un recuerdo imborrable en mi ser.

En mi afán de seguir ayudando a causas nobles mientras ponía en práctica mis conocimientos, me encontré con el trabajo que la Oficina de Coordinación de ONU México ofrecía a través del Programa de Voluntariado en Línea de la ONU. Entusiasmada y ansiosa, llené la solicitud con la idea de poder participar de manera activa en la comunicación de noticias relevantes sobre las actividades que lleva a cabo ONU México. Definitivamente, mi trabajo como voluntaria a partir de esta experiencia significaría un antes y un después en mi vida personal.

Durante el transcurso de casi 10 semanas, colaboré con la difusión de información relacionada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y los diferentes actores involucrados en los mismos. Pude conocer de cerca la relevancia que estos objetivos tienen en la lucha contra problemas mundiales como el hambre, el cambio climático, el analfabetismo, más aún lo importante que es realizar nuestro aporte para conseguir sus logros y no ser un simple espectador.

Indudablemente, una de las cosas que me emocionó durante el trabajo era ver mi nombre debajo de cada traducción. Sin embargo, lo más notable fue actuar de nexo entre dos culturas que están separadas por la barrera del idioma, acercar valiosa información a los hispanohablantes sobre los ODS, que de otra forma les estaría vedada.

Agradezco la confianza que ONU tuvo para designarme como editora. Personalmente, esta experiencia fue inolvidable, sumamente enriquecedora y me llevo de ella los mejores recuerdos.

María Romina Mascareño, Traductora de inglés. Catamarca, Argentina.