Noticias

UNESCO México y la CDMX firman acuerdo para impulsar el desarrollo sostenible en la ciudad y nuevos proyectos de cooperación Firmaron un convenio marco de colaboración que impulsará la participación de la ciudadanía en la gobernanza cultural.

16 de diciembre de 2019

Foto: UNESCO.

El desarrollo de las ciudades es uno de los más grandes retos para el desarrollo sostenible y requiere de políticas que reconozcan la diversidad cultural para impulsar la inclusión social, para lo cual se necesita que la planeación urbana involucre a los ciudadanos. Ante este escenario, el Gobierno de la Ciudad de México y la Oficina en México de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) firmaron un convenio marco de colaboración que impulsará la participación de la ciudadanía en la gobernanza cultural.

Firmado por el Representante en México de la UNESCO, Frédéric Vacheron, y la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, este convenio reforzará las acciones que ya han realizado de manera conjunta las instituciones para garantizar los derechos culturales, la educación, la ciencia y el ejercicio de la ciudadanía, mediante acciones informadas y sostenibles donde será crucial la participación de la sociedad civil.

En el Antiguo Colegio de San Ildefonso y en el contexto de la primera Cumbre de Centros Históricos, el Representante en México de la UNESCO señaló que la CDMX (inscrita en la lista del Patrimonio Mundial y parte de seis redes globales de la UNESCO)[1] tiene con una gran responsabilidad de responder a los grandes desafíos de la humanidad, como la reducción de las desigualdades, el combate al cambio climático, la igualdad de género, la seguridad alimentaria y el saneamiento, así como garantizar la calidad del agua, por lo que es necesario que se reconozca a la ciudad como un organismo vivo, a la pluralidad cultural como motor de políticas de inclusión, y a la cultura como base de una política integradora.

En este sentido, la administración de Claudia Sheinbaum ha impulsado un amplio proyecto de rescate arquitectónico, urbano y, sobre todo, cultural del Centro Histórico de la Ciudad de México y de diversas zonas de Xochimilco, como el mercado de las flores y las chinanpas, donde el trabajo de rescate es para un sistema agrícola sustentable (herencia del México-Tenochtitlan), por lo cual además de ser una acción de desarrollo económico local también representa una acción por el rescate ambiental.

Sheinbaum también ratificó su compromiso por mantener en la Ciudad de México, sobre todo en el Centro Histórico, un entorno habilitado para constituir, construir y afianzar derechos, entre ellos los derechos culturales, entre los que se encuentran la libre manifestación, la memoria, la libertad de expresión y la libertad artística, en reconocimiento a un sitio que ha sido centro de lucha y rescate de derechos.

Durante la firma del convenio entre la Oficina en México de la UNESCO y el Gobierno de México, el representante de UNESCO México recordó que el país será sede de la Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales (Mondiacult+40) en el año 2022, lo cual volverá a marcar un hito en el paradigma de la perspectiva sobre la cultura y su relación con el desarrollo.

La firma de este Acuerdo Marco de Cooperación ocurrió en la clausura de la primera Cumbre de Centros Históricos, que se celebró este 10 y 11 de diciembre. Esta Cumbre, llevada a cabo en conmemoración del 32 aniversario de la inscripción del Centro Histórico de la Ciudad de México y de Xochimilco en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, fue organizada por la Autoridad del Centro Histórico, la Secretaría de Cultura Federal, la Agencia de Cooperación Española y la Oficina de la UNESCO en México. En ella, 18 ciudades mexicanas con centros históricos llegaron a acuerdos como: promover el desarrollo turístico sostenible sin afectar a los vecinos de los centros históricos, garantizar servicios de calidad, preservar la memoria histórica, promover la inclusión de la ciudadanía en su conservación, incluir el valor natural de estos espacios en las acciones de conservación, propiciar su habitabilidad mediante la promoción de la vivienda, generar un mayor acercamiento entre la ciudadanía y las autoridades, y mejorar la seguridad mediante la realización de actividades culturales, entre otros.

En el evento también participaron José Alfonso Suárez del Real, Secretario de Cultura de la Ciudad de México; Juan López-Dóriga, Embajador de España en México; Diego Prieto Hernández, Director General del Instituto Nacional de Antropología e Historia; Luis Nava, Presidente Municipal de Querétaro, y Ulises Mejía Haro, Presidente Municipal de Zacatecas, este último quien dio lectura a las conclusiones de la Primera Cumbre de Centros Históricos.

[1] La Ciudad de México, con su Centro Histórico y el de Xochimilco, está inscrita en la Lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad, forma parte de la Red Mundial de Ciudades del Aprendizaje, de la Coalición Latinaomericana y Caribeña de Ciudades contra el Racismo, la Discriminación y la Xenofobia, de la Mega-alianza para el agua y el clima, es Ciudad Creativa y su Centro Histórico también fue declarado Sitio de Memoria de la Ruta del Esclavo.